Jose Blas García Pérez. Con la tecnología de Blogger.

LA EDUCACIÓN DE LAS PREGUNTAS

-
Es mejor conocer algunas preguntas que todas la respuestas
James Thurder 
Wonder 
La lección de August

Uno de las grandes frases que acompañan a la "nueva educación" es la que proclama como un precepto: "los docentes no estamos para dar respuestas, sino para provocar preguntas".

 Movere

Ya la psicología clásica descifró hace tiempo cómo aprendemos: En un esquema simplificado del  algoritmo que gestiona nuestro cerebro en un proceso de aprendizaje, podemos enunciar que se compone de tres fases
 Aprendizaje = Equilibrio +Desequilibrio+Reequilibrio




El desarrollo de estas tres fases es, lo que de forma práctica, los docentes utilizamos (o podríamos utilizar) como base para crear las secuencias de aprendizaje

conexión/información -conflicto/reflexión/investigación-creación/aplicación


Las "actividades" son el soporte físico con el que concretamos y hacemos tangibles estas tres fases.
El modo con el que las llevamos a cabo, es la metodología, que nos marca el camino o proceso a seguir para conseguir las metas que nos proponemos .

Las metodologías de corte activo también son una de las banderas de la nueva educación. En su objetivo no está tanto en la transmisión de conocimientos, como en la puesta en práctica de esos conocimientos con un fin determinado.
Se caracterizan por considerar al alumnado, no como  recipiente de información, sino como "agente" de creación de conocimiento, para lo que es necesaria la idea de la aplicación del conocimiento , poniendo el foco en «qué sé hacer con lo que sé». Además, convencidos que para construir conocimiento hay que "mover" la máquina. "Movere"  decían los latinos. Sorpresa, emoción, motivación hacia... comentamos ahora.

La creación de  conflicto cognitivo en el  alumnado

Sin un conflicto que nos mueva, emocione o sorprenda... es más complejo construir aprendizajes. Necesitamos un motivo. La neurociencia educativa  nos ratifica estos planteamientos.

Así de simple...¿o no?

Porque no es fácil crear el clima de duda para una generación de docentes cuya misión ancestral ha sido generar certezas.
En última instancia los alumnos están dispuestos a que les digamos sobre qué dudar, pero no están acostumbrados a dudar. 
Llevamos muchos años sin guiar "con sistema" a nuestro alumnado hacia clasificación, registro, tabulación… de la información, así como las técnicas de análisis de la misma; sin provocar.la reflexión, la comparación y la duda sobre teorías que se dan por asentadas; sin alentar la curiosidad por indagar y descubrir; sin diseñar modelos de actividades para investigación; sin tradición de proporcionar técnicas de búsqueda de evidencias sobre un tema o concepto; sin valorar los procesos seguidos para extraer sus propias teorías o conclusiones (por erróneas que sean). 
Llevamos demasiados años de educación sin promover la enseñanza de muchos aprendizajes esenciales...
Y, quizá este es el papel más ajeno asignado a los nuevos docentes de lo que hemos venido haciendo habitualmente, el rol más raro que se nos ha encomendado: no transmisores , sino orientadores o guías de los aprendizajes. Estamos descolocados al saber que nuestra misión no es la de preguntar sobre aquello que explicamos momentos antes, o días anteriores. Ni tan siquiera responder a las preguntas sobre lo conceptos que nos hacen los alumnos. Es difícil convencernos de que no es necesario tener respuestas exactas a las dudas del alumnado sobre cualquier contenido. Es complejo comprender que el primer investigador debe ser el maestro. Nos quedamos fuera de juego al entender que nuestra misión es "darles pistas" y promocionar caminos para que "aprendan a aprender".
La dificultad es cómo gestionar: saber, saber profundo y comprensivo, saber para qué, saber cómo y saber hacer. Para ello, sin duda, la interacción y práctica con otros, la perseverancia, la repetición y uso cotidiano... son aliados esenciales.

El reto está servido

Es un reto..atractivo. Pero qué difícil...¿verdad?

Un reto atractivo, fundamentalmente, por falta de experiencias, por falta de formación con modelos adecuados, por falta de compromiso para des-confortarnos de nuestro sillón de la enseñanza transmisora y para complicarnos con crear camas elásticas para el aprendizaje constructivo. Por falta de compromiso con la tarea de desarrollar el pensamiento crítico y creativo en nuestro alumnado como primera y esencial medida. Sin sobrevalorarlo pero, esencialmente, sin ignorarlo.


Y es que , aprender investigando exige, al menos, tres procedimientos constantes, sistemáticos, integrados y encadenados:

la participación activa, la interacción y la cooperación 

Quizás esto tiene que ver con eso que hemos venido llamando durante muchísimo tiempo construcción social del aprendizaje. Aprender con otros, aprendizaje horizontal, aprenseñar (que acuña mi apreciado Durán). A lo mejor, esto tiene que ver con eso que algunos comparan con el humo : la educación centrada en el alumno y en aprendizaje.


Metodologías innovadoras no son aquellas que incluyen preguntas, sino aquellas que respetan las respuestas.
José Antonio Fernández Bravo

¿Respetar las respuestas? ¿Eso significa que todas son ...admitidas? ¿Significa romper la dicotomía acierto-error? ¿despenalizar el error y le darles la categoría de oportunidad de aprendizaje?


La perspectiva es completamente opuesta al enfoque clásico. Pero este tema del valor del error... lo dejaremos para otro día.



ENSEÑAR Y APRENDER COMPETENCIAS

-
Hoy hemos hablado uno de los "elementos del currículo" más complejo: 

Las competencias

A mis alumnos universitarios de primero de Grado en Educación Primaria lo de las competencias, como elementos que forman parte del diseño curricular le suena a chino.  No tanto otros elementos curriculares como objetivos o contenidos. que forman parte de su vocabulario estudiantil. Claro que no es de extrañar cuando a maestros y maestras en ejercicio también nos ( les) parece que sea más de lo mismo, y que se confundan (y formulen) habitualmente como objetivos y/o estándares.

Aprovechando que en otra de las clases anteriores estuvimos debatiendo una parte del texto de Delors "la educación encierra un tesoro", en un primer momento nos hemos acercado a la idea de competencia como el Saber Hacer, y lo hemos diferenciado del Saber y del Saber Ser.


Hemos debatido sobre la pregunta de uno de los alumnos sobre si el Saber Hacer solo podía venir después de tener el Saber ( cognitivo). Ha habido varias aportaciones, pero la definitiva fue la de una alumna que analizó cómo se aprenden las cosas de la vida cotidiana. Por ejemplo montar en bicicleta. Decía que sólo por saber cómo es la bicicleta ( la descripción de sus partes), su historia (como parte de la investigación tecnológica y mecánica, y los avances de la sociedad),   y la descripción de la secuencia de cómo se monta en bicicleta (animé a  hacerla y, tras varios intentos de algunos alumnos, fue curioso, y divertido, la dificultad de describir y pautar ese proceso que nuestra mente  y músculo hacen de forma automática), no era suficiente. La conclusión ha sido unánime: los dos saberes se retroalimentan uno del otro, haciendo aprendemos  a saber más. y sabiendo más aprendemos más mejores utilidades de lo que aprendemos.  
Me ha gustado porque ha sido un proceso de aprendizaje espontáneo, en el que sólo he guiado sus dudas y sobre el que han extraído una relevante conclusión.

Preguntas para el diseño competencial

Una vez extraída una primera definición, realizada por ellos mismos, hemos ido a buscar información fidedigna donde hallar una definición aceptada por la comunidad educativa.  También en días anteriores hemos analizado la pirámide de Bloom y el significado de altas habilidades cognitivas. 
Hoy hemos iniciado el escudriñamiento del Decreto de Currículum,  y en él han encontrado enseguida la definición que de competencias hace la legislación: 
Capacidades para aplicar de forma integrada los contenidos propios de la etapa, con el fin de lograr la realización adecuada de actividades y la resolución eficaz de problemas complejos.

"Capacidades para aplicar"

Esta parte nos ha llevado a la idea anterior de saber hacer, saber aplicar o saber utilizar.  Es decir la competencia en algo se refiere a la capacidad que tiene un alumno determinado en saber aplicar un conocimiento escolar en un hecho real o lo más parecido a la realidad.
Así, de cara a la planificación de una unidad didáctica, de trabajo  o de un proyecto de aprendizaje, es necesario definir y desarrollar las competencias en base a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué quiero que sepa hacer  (o creo que necesita saber hacer) con este contenido o saber cognitivo -que también está aprendiendo- (por ejemplo, las unidades de medida) en en esta unidad didáctica que estamos desarrollando? 
"De forma integrada"
  • ¿Cómo voy a relacionar esta actividad con diversas áreas  ?
"Contenidos de la etapa"
  • ¿Cómo voy a enriquecer los contenidos curriculares oficiales con otros contenidos relacionados en esta unidad?


"Actividades" (de la vida cotidiana) y "resolución de problemas complejos" (en contextos lo más real posible).
  • ¿Qué actividad ( los docentes siempre diseñamos actividades) puedo diseñar que desarrolle este aprendizaje competencial, teniendo en cuenta la premisas anteriores?
Por último, hemos visto que el aprendizaje que pone el foco en las competencias también integra, desde la misma concepción, en un modelo inclusivo. Por tanto:

Diseñar Aprendizajes Basados en Competencias , también es Diseños Inclusivos para el Aprendizaje

En definitiva , hoy hemos aprendido y debatido sobre si podemos hacer una diseño educativo para dotar de competencias a nuestro alumnado, al mismo tiempo que hemos intentado crear competencia docente. A lo mejor ...algo queda.

CONTINUAR LEYENDO >>

¿ADOCTRINAR O ENSEÑAR A PENSAR Y A CREAR?

-
Cuando muchos docentes nos posicionamos en linea de salida de la búsqueda de una nueva educación  y en contra de la educación del adoctrinamiento, algunos trolls nos tachan de vendedores de humo. Hoy , dia mundial de los docentes, quiero celebrar que el cambio es posible.

El cambio comienza en las aulas de primera formación

El lunes de esta semana, primer día después de 1-O , no podía comenzar con mis alumnos universitarios de Primer curso de Grado en Educación Primaria sin hacer una amplia reflexión sobre el papel de los maestros y las maestras. Elementos que, además, forman parte del currículum de la asignatura sobre la que aprendemos cada día y que hoy, más que nunca, son necesario identificar.
Después de una amplia conversación y un fluido diálogo (y de una dinámica cooperativa para provocar la participación de todos, que  omito por no alargar el post) llegamos a la conclusión de varios errores que veníamos cometiendo desde hace ...40 años, y sobre los que , por más que insistimos, continuan enquistados en la escuela del siglo XXI como una lacra perniciosa para el desarrollo de ciudadanos de hoy.


Error 1: La escuela que adoctrina

Los estados modernos han ideado un sistema educativo, que es puro control.
El silogismo es sencillo: si digo lo que tiene que aprender y creo una figura que lo desarrolle que dependa de mi, entonces estoy seguro que el qué , el cómo y el quien ...lo tengo bajo mi supervisión y control-
Las instituciones libres de otros tiempo fueron enseguida absorbidas por el sistema y se quedaron en meras anécdotas para la literatura pedagógica. La autonomía de los centros y las comunidades educativas continúa siendo el grna reto.
El currículum, legislado como Ley, prescrito y de obligado cumplimiento (evaluaciones, control...) es el instrumento de control que se utiliza.
Para colmo, en España no nos hemos conformado con un currículum, y hemos multiplicado los currículums como setas, tantas como comunidades autónomas...y todo en un afán desmedido de adoctrinar. Te digo lo que debes aprender, cómo lo debes aprender y compruebo ( evaluaciones e inspección)  que  has hecho lo que te pedí y como te lo pedí.
Así, los gobiernos cercenan el aprendizaje de todo aquello que, desde su pespectiva,  les puede "perjudicar"  ( recordemos educación para la ciudadanía) y todo aquello que , desde su perspectiva, puede forjar ciudadanos creativos. ( arte, sí pero poco; filosofía, sí, pero eliminando su parte práctica; historia, sí, pero desde  un pensamiento único; y así sucesivamente en todas las humanidades.)
De  esta forma hemos generado un caldo de cultivo donde es fácil adoctrinar porque llevamos años cincelando cerebros preparados para una respuesta automática. Solo falta activarla: repetir enunciados; memorizar eslóganes; otros piensan por nosotros; ...

Error 2: La escuela del contenido cognitivo.

Desde la posición privilegiada que ofrecen las leyes para inclulcar nos hemos desvinculado de la educación para las personas y hemos focalizado en la educación para los contenidos y las asignaturas.
Así hemos hecho dejación de una misión esencial: educar para ser persona.
La falta del desarrollo de la empatía ( ponerme en el lugar del otro y entender su punto de vista; la empatía como acto de amor), la denostación de un educación en valores (valores como la tolerancia y la generosidad, la solidaridad ..) la competición como metodología establecida (donde llegar a lo alto implica que tú nollegas), de la postración de las habilidades no cognitivas ( , competencias ejecutivas, habilidades sociales,  desarrollos inclusivos, potenciación del sentido del bien común...)
De esta forma hemos generado un caldo de cultivo extraordinario para un competición desmedida del yo antes que tú, del yo mejor que tú;  la insolidaridad de cada uno a lo suyo, del haberte esforzado; del desarroollo de la incontinencia del deseo del aquí y ahora!

Error 3: La escuela que no enseña a pensar ni a crear.

Una escuela basada en las metodologías reproductivas de la mayoría de los libros de texto, donde se cultiva el encefalograna plano del sistema de pregunta-respuesta. Una escuela que valora la comprensión por encima de la expresión, sin tener en cuenta que su desarrollo es paralelo y retroalimenticio. Una escuela que sanciona el error e inhibe la respuesta, el pensamiento lateral y creativo, desde la propuesta restrictiva que supone el verdadero o falso; el acierto o el error.
Hemos sistematizado una escuela que no tiene la paciencia de promover la reflexión, una escuela que se basa en el desarrollo de procesos cognitivos y se aleja de los resultados como elemento de medición. En ella se tiene la sensación que el desarrollo de las habilidades cognitivas de alto valor necesitan mucho tiempo..y el tiempo es oro...por eso se abandonan.
Argumentos y evidencias; tomar decisiones y saber sopesar las consecuencias; cómo se relacionan las partes y el todo; comparar y contrastar para encontrar las realidad sin manipulación... es sencillamente saber pensar.  
Bloom, el TBL,  metodologías ABP; las metodologías activas y las que se centran en el alumno...son lentas , y por lo tanto..son negativas para el interés de la calificación inmediata, y complejas para la medición cuantitativa.

En fin..un trio de errores que mis alumnos me ayudaron a poner en primera linea de debate y que hoy comparto con todos, con la seguridad de  la necesidad de crear hombres y mujeres íntegros y libres.

Termino el post con unas grandes palabras del profesor Mora Teruel ( del que aprendo cada día) con las que identifico mis sentimientos y posicionamientos. 
Anda con la firmeza de tus convicciones pero con la nobleza de saber respetar a quienes no las comparten.

Pd: Como me he prometido post cortitos..pues lo dejamos aquí, que ya habrá oportunidades de desarrollar estos y otros conceptos.










CONTINUAR LEYENDO >>

EMPODERAR EN SALUD


En promoción de la salud, el empoderamiento es un proceso a través del cual la gente gana un mayor control sobre decisiones y acciones que afectan su salud OMS  (1998)

Empoderar en salud es educar. Educar en salud es un proceso de participación y relación. Participación y relación es el alma de la TRIC.
El concepto de salud, es un concepto vivo, dinámico, en constante cambio y revisión en esta sociedad fluida e incierta que retrató Bauman de forma magistral a través de su inteligente mirada sociológica.
La movilidad hacia nuevos conceptos de salud se comienza a trazar hace ya más de medio siglo. Comenzamos a hablar de educación para la salud a partir de  la definición de salud que en 1949 se hace en el seno de la OMS, cuando se amplía el reduccionismo que suponía equiparar salud a ausencia de enfermedad y hacen que todos comencemos a dirigir una nueva mirada hacia la  salud como  “el estado de completo bienestar físico, psíquico y social, y no meramente la ausencia de enfermedad”. Una definición simple, pero que encierra una buena dosis de complejidad conceptual y condicionantes en su uso.
Para comprender este proceso transcultural busco en  mi experiencia educativa: si ya no podemos entender igual estudiar que aprender, ¿cómo podemos hacer sinonimia entre  “salud” y “dieta de adelgazamiento”? Lo valioso es la salud, al igual que lo importante es aprender. Lo demás,  no pasan de ser molestas condiciones.
Al alejarnos de la reducida mirada de  percibir la salud en términos asistenciales o reparadores de enfermedad, podremos comenzar a considerar la capacidad  que tenemos los ciudadanos de “tomar las riendas de nuestros estados de salud” y responder de forma positiva, mediante acciones individuales y colectivas, a los retos que nos lanza el ambiente: empoderar en salud.
Intentaré argumentar más allá de la ocurrencia. Tradicionalmente  se han considerado 4 los factores que determinan la salud de un colectivo: la biología humana, el medioambiente, el estilo de vida y los sistemas de asistencia sanitaria. En 1974  Laframboise realizó  una investigación1  en la que analizaba el índice de estos factores  en la realidad sanitaria canadiense. Esa investigación  le otorgaba, con un 43%,  un papel preponderante, como causa de  muerte  de los habitantes canadienses a los estilos de vida que practicaban.
Más tarde, Lalonde analizó y comparó estos indicadores con el porcentaje de gasto que el estado  dedicaba a la promoción y mejora de los estilos de vida de   los ciudadanos y puso de manifiesto una gran incoherencia: era la menor de las partidas económicas destinadas a la salud, con  un 1,2%. Álvarez, García y Bonet sentenciaron: “este informe revolucionó la salud pública contemporánea, al impactar de manera conceptual y operativa sobre la manera de abordar y explicar los niveles de salud de las poblaciones y por ende, la manera de formular las políticas ( y prácticas) en salud”

En la sociedad 2.0 ¿cambiamos la mirada?

 Hoy nos sumamos a una perspectiva 2.0 sobre el concepto salud que ya no puede entenderse sino en el marco de una promoción de la salud que pretenda el desarrollo de habilidades individuales y proporcione, a los ciudadanos de nuestro tiempo, herramientas 2.0 y estrategias comunicativas con las que sean capaces de influir sobre los factores que determinan su salud de forma positiva. La web2.o es horizontalidad y, así desde esa horizontalidad, promocionar los cambios necesarios para aprender en salud, para generar y posibilitar entre los ciudadanos opciones e intercambios para un empoderamiento en acciones saludables.
http://www.grupopertiga.org/tag/comunicacion-participativa/

 No hay relación sin participación: la comunicación participativa


... antes de ser el puro objeto de los cuidados, el enfermo es, ante todo, una Relación. Christian Baylon y Xavier Mignot

En la sociedad digitalizada del S XXI ¿Utilizamos las tecnologías TRIC para ampliar el el ecosistema comunicativo de la salud?
No se puede comprender una cultura, una organización, unas políticas y unas prácticas para educar en salud en la que se desprecien las tecnologías 2.0. Si hace años hablábamos que las TIC podrían revolucionar el sistema, hoy este discurso requiere mayor relevancia cuando observamos que continuamos anclados en prácticas comunicativas de otra época: la comunicación vertical, las instrucciones sobre comportamientos y los consejos sobre productos… dejan paso a  las relaciones, la comunicación y el diálogo en un entorno de promoción de la salud que quiera resaltar  la participación, la creación colaborativa y el empoderamiento.

El factor Relacional aparece como clave. Su convergencia es tan necesaria en el ámbito de la salud que cuando se produzca de manera explosiva, seguramente, podremos hablar de una nueva época para la educación y promoción en salud: comunicar y participar para empoderar en salud.

Del "poder sobre" y el "poder con"

Es preciso, por tanto,  (re)definir en clave de participación  tanto los conceptos como los procesos socio-saludables y comunicativos para que el desarrollo de este campo sea verdaderamente transformador de la sociedad. Comprender y aplicar las estrategias 2.0 que empoderan, constituye hoy un objetivo claro para promover salud.


Carlos Del Valle, nos inspira y proporciona algunas claves.

Una  comunicación en salud participativa, basada en la TRIC  supondría pasar:

I
De la lógica vertical a la horizontal.

Las tecnologías nos ayudan a encontrar grupos de intereses comunes. Si lo hace en el contrasentido de captar motivaciones para la enfermedad (observemos el valor red para la comunicación en los trastornos del comportamiento de la alimentación), ¿por qué no en la creación de conductas saludables? Son las relaciones en salud horizontales una forma de comunicación participativa para el desarrollo de la salud.

II 

De los productos a los procesos. 

Cuando hablamos de participación en salud no es posible circunscribirlo sólo a la información que necesitamos como producto paciente, sino a los procesos que se pueden y deben desarrollar en entornos de salud, los procesos educativos y de aprendizaje para el desarrollo de estilos de vida saludables. Empoderarnos en salud es una acción que supone ampliar una mirada inclusiva en un proceso desde la salud para la salud.

III

De las propuestas a corto plazo a las propuestas a largo plazo

En las propuestas a largo plazo está el aprendizaje auténtico. Olvidar el “aprendizaje ejercicio” y pasar “al aprendizaje proyecto y servicio”, que lleva implícito compromiso y participación activa.

IV 

De las dinámicas individuales a las colectivas. 

Es un cambio de mirada de entender los procesos como tránsitos de heroes a comprenderlos en clave ubuntú (soy porque somos)

V


De las condiciones de las entidades que financian a las necesidades de las comunidades. 

Las instituciones no proporciona participación. Es un criterio institucional “de protección” absurdo pero del que nadie renuncia. La comunicación-información-noticia no es suficiente. Abrir a modelos participativos de ciudadanos interesados, de pacientes experimentados, de especialistas en salud comprometidos es esencial en este camino de desarrollo hábitos de salud.

VI

Del acceso a la participación. 

Del ver pasivo al hacer activo. Se trata de una salud en clave 2.0. Ya no somos sólo usuarios si no que somos hacedores de salud y creadores de entornos saludables. Somos creadores y consumidores de información. Creamos y compartimos conocimiento en salud. 

VII

De la instrucción difusional a la educación comunicacional.

La inoperancia de las campañas publicitarias es manifiesta porque están circunscritas en el tiempo. Son aprendizajes de usar y tirar. La alfabetización mediática para la salud necesita sistema, constancia y uso.

Aportar, compartir y divulgar el conocimiento, a través de los medios actuales y tecnologías emergentes es ya una cotidianidad en muchos ámbitos sociales, ¿por qué no en el ámbito de la salud?

En resumen


Empoderar  en salud no es una actividad estática y responsabilidad de un solo grupo social, es una actividad colectiva de cambio constante donde la clave la podemos encontrar en el verbo participar. En este proceso las TRIC se configuran como elemento pintiparado para conseguir los objetivos  de desarrollo de las sociedades en salud.

CONTINUAR LEYENDO >>

Mis 3 libros de lectura sobre educación, en Julio 2017

-

Título: La lección de August ( Wonder, en versión original)
Autor: R. J. Palacio
Editorial: Nube de Tinta 
Publicación: 2000
Páginas: 414

La lección de August nos narra la historia de un chico, August, que en el fondo, es la historia de miles de personas. La lucha interior y social entre ser distinto (una cualidad humana per sé) y querer ser uno más, para sentirte aceptado por su aspecto en esta sociedad clasista y excluyente (como si ser aceptado fuera algo que debamos ganarnos).
La historia arranca en ese año en el que todo cambia para una persona: cuando un niño diferente al estándar sale de la protección de su casa (de sus padres,que saben de la crueldad de la calle)  y va por primera vez a la escuela.
En la escuela, donde se supone que hay educación, August comienza a aprender la lección más importante de su vida (y no es matemáticas... ni física) ; una lección que nadie le había enseñado: crecer en la adversidad, crecer incluso en un ambiente hostil y preguntarse ¿por qué?; aprender a  aceptarse tal como es para poder sonreír en los días nublados. (Cuando puedas elegir entre tener razón y ser amable, elige ser amable) y conseguir que los demás le acepten,...

Es una historia de lucha callada  por el "derecho a ser diferente", y de lo complicado que es hacer ver a los demás que es un derecho, no una prebenda que se gana a base de ser "bueno y amable". Lo difícil que es hacer ver  que no es cuestión de incluirte, (ni mucho menos integrarte o adaptarte), ni de hacerte cirugías estéticas o morales, si no que uno, por el hecho de nacer en una sociedad, ya está incluido en ella.

Un libro de 2012, que llega a España en 2012, y que leí cuando sólo llevaba un millón de lectores, ya lo recomendé en #librosed, propuesta genial del  @salvaoretNo había escuchado hablar de él pero, pero  serendipia, por mi interés por la diversidad y la analogía con casos que conocía, y que conozco en primera persona, hicieron de La lección de August un libro motivador.. Es preciso que todos hablemos de lo que sucede en este libro,  porque es una historia que emociona y que enseña, que te hace pensar de tu posición ante este mundo diverso y te arranca de las entrañas un ¡vaya! que te duela a ti mismo, y mientras lo lees se te encoje el corazón y te dan ganas de decir  ¿cómo es posible?

No es un libro sobre bullying, es una historia que va más allá. Es una historia que habla de capacidad y de sociedad capacitante o no."La única razón por la que no soy normal es porque nadie me ve como alguien normal"- dice August en esta historia que narra en primera persona.

Las ilustraciones de Tad Carpenter son ya un icono de la diversidad. 





Además es tierna, divertidad, reflexiva...te habla de empoderamiento "Todos deberíamos recibir una ovación al menos una vez en nuestra vida, porque todos vencemos al mundo."
Y como no deseo ejercer de spoiler, aquí lo dejo...una novela y una película que ya no te dejará indiferente ante la diversidad. #wonder
yo me atreví con mi avatar "wonder" ¿Te animas tú?


Título: La educación que deja huella.
Autor: Salvador Rodríguez Ojaos.
Editorial: Mamás de fáfula.
Publicación : 2017
Nº de páginas: 132



Salvador Rodríguez, @salvaroj, es uno de los autores en abierto ( http://www.salvarojeducacion.com/) más prolijos e interesantes del debate educativo en al panorama español actual. Su visión de una nueva educación, sin peros y con muchos porqués, sencilla, directa y posible ...es referente sin duda de cualquier maestro en formación, inicial o continua, que se precie.

Después de muchos años, ha decidido poner negro sobre blanco... y en papel, sus reflexiones sobre educación.
De esta manera, ha editado  junto a  Mamás de Fábula, el libro qe lleva por título:  la educación que deja huella.
Se trata de la recopilación de los  mejores y más atinados artículos de su blog. A través de ellos  valores en el aula, creatividad, cooperación, innovación, papel del docente y papel de las escuelas, van relatándose en un contínuo, muy bien encadenado por cierto,  hilado a través de su especial y experimentada mirada educativ. Una mirada esencial en un momento en que la ruptura y el cambio de paradigma parecen inevitables para mejorar la educación, en un momento en que atravesamos el histórico momento en que se encuentra la escuela. 

Un libro prologado por  @Manu___Velasco, en el que destaca a la acción comunicativa que Salvaroj lleva realizando durante muchos años por medio de su blog.

Es un libro para perseguir "sueños y utopías”, imprescindibles para una auténtica renovación del modelo. Unos textos  que nos van guiando en la confianza de que "otra forma de educar ( integral. crítica, democrática, de calidad, para todos...),  es posible"

En el libro no se soslaya el tema de la innovación que el mundo de Internet ni la cultura digital, ha puesto a nuestro alcance y lo muestra como una oportunidad que debemos aprovechar.

Un libro que recomiendo y que, para animarte a leer, resumo a partir de las notas visuales que realicé durante su lectura. 



    Título: Treinta millones de palabras
    Autora: Dra. Dana Suskind
    Editorial: Teell
    Publicación: Junio de 2017
    Nº de páginas: 270


    Escrito de manera excelente, que me ha enganchado y emocionado desde el capítulo 1. 
    En él, la doctora Dana Suskind habla de su experiencia e investigación en el desarrollo del cerebro y la plasticidad neuronal en relación al lenguaje de los niños. Lo hace de forma rigurosa pero muy en clave divulgación, con una lectura muy amena. El libro está ampliamente documentado, demostrando que no no son necesarios los academicismos para hablar con rigor científico.
    El libro está compuesto de siete capítulos a lo largo de los cuáles la doctora va haciéndonos ver cómo influyen las palabras y el lenguaje en los niños de tempranas edades, y lo mucho que los padres y docentes podemos hacer para potenciar su desarrollo.

    El libro trata, especialmente, sobre la influencia y la importancia de las palabras de los padres y las madres a los niños hasta los 3 años y su posterior incidencia en el desarrollo y su capacidad para aprender durante toda su vida. Las considera factor clave para construir la determinación, el autocontrol, la capacidad de liderazgo, la generosidad....
    Nos ofrece un ruta a seguir con una sencilla estructura, Las 3 Cs: Conectarse, Conversar más, Compartir turnos, que no espoliaré para invitaros a leer.
    Recomendado padres y madres de 0 a 3, maestros, especialmente logopedas.
    Un libro para seguir aprendiendo sobre neurociencia y sobre la plasticidad del cerebro.










    CONTINUAR LEYENDO >>

    VACACIONES SIN DEBERES

    Lo sabe la psicología y la doctora Montessori lo expresaba muy bien: el niño no es un adulto en miniatura, ni física ni mentalmente. Por ello no necesita “desconectar” en el sentido que los adultos entendemos el término “vacaciones”.




    Imagen: El Corte Inglés.


    Porque la escuela no es un “trabajo"

    VERANO

    Lo que sí está claro es que los niños y adolescentes necesitan desconectar de la escuela rutinaria y del aprendizaje de la presentación, práctica y prueba.
    Desde luego hay que evitarles más tareas sistemáticas, convencionales  al modo y manera que lo hace habitualmente la escuela. Esto en verano es muy aburrido. No  a las 3R (refuerzo, repaso o recuperación)... si lo que van a hacer es más de lo mismo que han venido haciendo durante todo el curso. !Ahora toca otra aprender de otra forma!

    RECUERDO

    Me gusta recordar mis veranos de niño y adolescente y pienso, sin lugar a dudas, que el verano puede ser un tiempo excelente para hacer y aprender.


    El formato taller me ha gustado siempre:
    • Los makespace, tan difundidos en los último años , son  una taller tecnológico de primera magnitud para aprender, construir y crear- Pero también los talleres tradicionales de maderitas, , clavos, tornillos, ruedas viejas, trozos de cables, cuerdas...
    • Si les gusta la actividad física, los campus deportivos pueden ser apasionantes, pero también el campo y la arena de una playa, un balón de plástico y una cuerda como red.
    • Si amas la naturaleza, un campamento es lo más para aprender sobre bichos, pero también un paseo por la naturaleza con tus padres, con tus abuelos, con amigos...

    En el cerebro de  un niño no cabe el aburrimiento si hay algo que hacer y... le mueve.

    Los niños de edades escolares no necesitan técnicas de creatividad: siempre se preguntan el por qué, el cómo y cuándo de las cosas. Solo necesitan oportunidad. El verano puede ser una aventura para encontrar "su elemento", que diría Robinson.
    La actividad mental de un niño se acompaña perfectamente con la actividad física. El verano es un tiempo pintiparado para unirlas.
    Y es que, los niños no dejan de aprender. Si el cerebro de un adulto es plástico, el de un niño es una esponja y, literalmente, es capaz de absorber toda la información, la reflexión y el conocimiento  que el medio ambiente les proporciona. Si es en compañía ...mucho mejor. Las vacaciones son una manera de socialización natural.

    El verano es un momento excelente para una socialización potente y espontánea.

    También es un tiempo para potenciar sus intereses y promover otros nuevos. 
    Julio y agosto son buenos meses para transformar cada experiencia de juego y acción en aprendizajes memorables. 
    Ir al campo los chicos de ciudad, o, ir a la ciudad los chicos del campo es todo un “campamento”. Se trata de dar la oportunidad de ofrecer contextos y situaciones de aprendizaje diferentes a las habituales.

    Los veranos son para disfrutar , y hacerlo con otros...y cada gozo es un aprendizaje.

    9 IDEAS PARA SUSTITUIR LOS DEBERES EN LAS VACACIONES POR  OTROS APRENDIZAJES


    1
    Haz algo por los demás. Colabora con una asociación de tu lugar de vacaciones. Los centros de acogida de animales, son lugares que se saturan y necesitan manos y ayuda. Si estás en la playa, promueve con tus amigos una campaña para el mantenimiento de la playa. Las acciones pueden ser variadas, solamente...piensa, crea y actúa.
    2
    Aprende haciendo. Busca una actividad en la que tengas que construir. Desde castillos de arena hasta casas de marquetería en tu garaje. Puedes también pintar y repintar los muros o las verjas de tu vivienda de vacaciones. Si no es posible , simplemente puedes ayudar a tus padres a reordenar la casa de vacaciones. También es una actividad manipulativa muy recomendable.
    Vale! Bucea en tus gustos y aficiones. Puedes encontrar talleres muy gratificantes, si lo que deseas es un monitor que te enseñe. Pero si quieres explorar por tu cuenta..monta el taller en tu propia casa. Diseñar, realizar y disfrutar  objetos imahginados por uno mismo es muy satisfactorio emocionalmente..
    3
    Aprovecha la playa y los jardines para charlar con tus amigos. Busca temas comunes. Haced una tertulia...con chocolate. Cualquier tema será una oportunidad de reflexionar y pensar. Aprender a pensar es un ejercicio muy saludable y divertido porque te ayuda ser  tú mismo. !Pros y contras!¡ El presidente del club!¡Organizamos una excursión!¡Somos guías turísticos del municipio! ...Cualquier iniciativa será válida para aprender a tertulear.  Recuerda los mínimos: Alguien modera; se guardan los turnos de palabra; se intenta no salirse del tema en las intervenciones...y sobre todo se es respetuoso con las opiniones de los demás.
    4

    Funda un club de lectura. Localiza la biblioteca municipal o busca un escondite fresquito y secreto como lugar de operaciones... y quedad en las interminables horas de la siesta.  La lectura compartida es emocionante, los puntos de vista se multiplican y las vivencias literarias se intensifican. Cada miembro del club será un excelente“recomendador” de libros interesantes, Recuerda que un desván, una buhardilla o un simple garaje puede ser el comienzo de una historia interminable. Haceros youtubers y crear un canal de "recomendaciones de lecturas para el verano"
    5
    Los recuerdos pasan rápido. Lleva siempre una cámara de fotos ( el móvil puede ser muy útil) y capta cada uno de los momentos en los que te sientas feliz. Crea un diario fotográfico, escribe, si lo deseas la frase que te inspiró y guárdalo hasta septiembre. Luego compártelo con los amigos si lo deseas, o guárdalo entre tus tesoros y vivencias más gratificantes.
    6
    Inscríbete en algún encuentro deportivo,…o de baile, o de juegos. El baile, el deporte y los juegos refrescan el cerebro cada noche veraniega y te permiten dormir más relajada y placenteramente.
    7
    Ve al cine de verano o monta un cine en casa. Aprovecha y compártelo con tus padres. Ahora tienen tiempo. Jugar a hacer predicciones sobre la trama, elegid el personaje favorito imaginad otro final,  lo que pasaría si…. Si te gusta el cine atrévete y haz una película. Inventa, crea escenarios, diseña atrezo y vestimenta.... Hazlo con tus amigos y enrédalos. Prueba la técnica de stop motion. Unos poco minutos  son suficientes para contar historias bellas, emotivas y memorables. 
    8
    En la playa o en la montaña, no desaproveches la ocasión de llenar tu mente de imágenes, oxígeno, luz  y emociones. Escucha el mar, divisa el horizonte, siente el viento fresco de la mañana, respira profundo, trae imágenes positivas a tu mente...invade tu mente de elementos positivos. Si quieres, puedes aprender a hacer mediación. Hay muchos tutoriales para ello.
    9
    Conoce a gente de otros lugares, de otros países, que hablen otras lenguas. Si tienes edad suficiente, conoce su idioma e intenta hablarlo. Aprende: Envía whatsaap en inglés. Habla del mar con una persona de Alemania; contempla las estrellas y diserta sobre ellas con unos amigos en italiano y  si es posible, sueña en español.
    Todas estas recomendaciones para el verano se encierran en dos: Las vacaciones son  un momento estupendo para ser  feliz y hacer feliz a los que te rodeen.
    * Este post es un remake de otro anterior que publiqué en ined21: https://ined21.com/vacaciones-escolares-y-desconexion/



    CONTINUAR LEYENDO >>

    REPETIR: VOLVER A LA CASILLA DE SALIDA.

    -

    «No promoción» Es el eufemismo con el que las leyes educativas denominan al hecho de repetir curso
    A pesar de considerar la evaluación del proceso de aprendizaje del alumnado de Educación Obligatoria como «continua, formativa e integradora», en realidad, la evaluación está basada en el modelo examen, donde la repetición es el castigo de los «malos estudiantes». Un modelo sancionador en lugar de un modelo de aprendizaje:
    Encontrar los puntos deficitarios del proceso individual de cada alumno para poner en marcha las acciones necesarias para la mejora de las competencias del alumno y del proceso.
    El eufemismo legislativo se pasa pronto, porque enseguida la normativa deja claro que lo contrario a promocionar es repetir:
    « ...y repetirá curso cuando tenga evaluación negativa en tres o más materias».

    CASILLA DE SALIDA

    También enseguida la normativa pone en entredicho la supuesta bondad de la medida cuando legisla que «se podrá repetir el mismo curso una sola vez, y dos veces como máximo dentro de la etapa»: si es una «buena medida», ¿por qué limitarla?
    Así llega la realidad: aprender como juego de un extraño parchís donde al sacar tres veces un 4, vuelves a la casilla de salida.

    repetir volver a la casilla de salida
    Foto: Integracion educativa

    EL SENTIDO DE LA EVALUACIÓN

    El primer error respecto a la repetición como medida de mejora es el sentido mismo de la evaluación.
    La evaluación es una etapa más del proceso educativo. Sin embargo, este elemento que tienen una base fundamentalmente educativa y una dinámica procesual, se transforma una meta del mismo.
    Una evaluación planteada como un elemento de mejora para los docentes y alumnos no podría ser tomada como un juicio que dictara sentencia. Una sentencia final e inapelable, cuya ejecución es un número, y su justificación un examen que "no es imparcial", pues sólo muestra una parte. Argumentos de muy poco peso para el objetivo que debería perseguir: conocer y refrendar el aprendizaje real del alumnado, los hechos que le han acompañado y el diseño de las posibilidades de mejora.
    repetir volver a la casilla de salida
    Foto: Observatorio TIC

    La repetición de curso no es una oportunidad es un castigo

    La repetición de curso es un error: Elijo, y resumo, cinco motivos que aduce Mariano Fernández-Enguita:
    • La repetición no mejora los resultados académicos de los estudiantes... ni les ayuda a nivelarse con el resto.
    • Los alumnos que repiten tienen una mayor probabilidad de dejar la escuela que aquellos que no lo hacen.
    • Repetir perjudica el desarrollo socioemocional del alumno... dado que retiras al niño de su entorno social y lo pones en uno extraño.
    • Repetir es costoso para el alumno y para el sistema.
    • La política de repetición es altamente regresiva en igualdad de oportunidades.

    Visto así, las evaluaciones y las repeticiones se parecen muy poco a lo que deberían ser.

    Y es que, quizás, las evaluaciones finales, esas largas sesiones de evaluación final, solo deberían servir para dejar previsto cómo comenzar el curso siguiente... para «no repetir curso». Se trataría de debatir y descubrir cuáles fueron los errores del curso actual, para no volver a reproducirlos y para proponer nuevas ideas. Una memoria del curso viva y alejada de lo administrativo «rellena papeles».

    Repite curso

    La repetición de curso es una práctica pedagógica ineficaz en términos de alcanzar los objetivos que se propone. Es más la evidencia sugiere que en el corto plazo podría tener efectos negativos en el rendimiento académico, afectando de manera heterogénea a los alumnos.
    Concluye uno de los estudios1 sobre la efectividad de la repetición en la mejora del rendimiento educativo financiado por la Fundación Ramón Areces.

    El segundo error es enfocar el tema desde el paradigma de
    «el fracaso del alumno»

    Repetir significa «volver a hacer una cosa que ya se había hecho o a decir algo que ya se había dicho». La propia expresión «repetir» refleja la inutilidad como proceso de mejora.
    Leía hace unos días un artículo en el País con muchos «me gusta», pero un tanto contradictorio en sí mismo, pues mientras ponían énfasis en elemento críticos: «Que los estudiantes repitan es un fallo del sistema, no de los estudiantes» (Andreas Schleicher, director de Educación de la OCDE y principal impulsor del informe PISA)... enseguida afloraban otros «valores» y «opiniones» un poco incongruentes con lo anterior y el relato se desviaba hacia soluciones que no son más que la reedición de fracasos anteriores: dedicar ese presupuesto (que se ahorra con la no repetición) en «ayudas para los alumnos más rezagados»; «volver a diseñar planes como el PROA»...
    Y es que los planes específicos para repetidores o suspensos señalan al alumnado como único culpable.
    Foto: teinteresa.es

    PLANTEAMIENTOS DE PARTIDA

    • Si la visión de mejora debe ir dirigida al conjunto del sistema, entonces las medidas que se pongan en marcha deben tener un visión preventiva y proactiva. Así lo hacen los sistemas educativos donde el índice de repetición es mucho menor que en España. No es cuestión de centrarnos en planes reactivos de recuperación. Se trata de invertir sobre el cambio de programa educativo, de formación en metodologías, la contratación de profesorado que trabaje colaborativamente e investigue sobre cómo mejorar... y no sólo sobre programas de refuerzo para "alumnos suspensos". 
    • La colaboración docente y la investigación sobre la mejora educativa es actividad necesaria para la transformación de los modelos evaluadores. Este planteamiento necesita recursos. (No confundamos con la hiper-ansiada bajada de ratio). No se trata de más profesores para hacer lo mismo, sino más profesorado para hacer una organización diferente, desarrollar programas creativos y ajustados a cada realidad, aumentar los niveles de motivación en profesorado y alumnado, diseñar nuevas iniciativas locales que busquen soluciones comunitarias... 
    • Dada la lentitud de los cambios en el sistema, la dotación de mayor autonomía para analizar y tomar medidas y decisiones concretas a su contexto es clave para aumentar la calidad de la enseñanza y la paliación del llamado «fracaso». Es necesario poner esfuerzos en identificar las necesidades de todos los estudiantes, especialmente los más vulnerables (señalados como los más propensos al fracaso que supone la repetición).
    • Es preciso eliminar malas praxis que no benefician a nadie y perjudican el sentido primigenio de la educación. No debería estar permitido crear programas donde se acumulan repetidores en grupos específicos con la extraña intención de ayudarles, cuando lo único que consiguen es hacerles sentir más excluidos y aumentar sus ganas de abandono prematuro. Tampoco considero una práctica adecuada para evitar el fracaso, (pues ya han demostrado su ineficacia para los repetidores y para los demás), la separación temprana en itinerarios (uno de los recursos-tendencia de las últimas reformas educativas).
    • Uno de los factores claves para evitar el fracaso es repensar la Atención a la Diversidad. Atender a la diversidad implica mucho más que programar para unos pocos alumnos. Supone una actitud decidida a acabar con cualquier tipo de barrera de aprendizaje para todos los alumnos. Es un hecho constatado: cuando se reducen las barreras de todos, el resultado es el aumento de la participación y logros generalizados. Es importante no confundir esta forma de pensar con el conformismo de centros de bajo perfil de exigencia. Tan baja consideración al alumnado es pedirle acciones por encima de sus posibilidades (en beneficio de una supuesta mal aplicada estandarización), como no exigirle aprender en la medida que su capacidad le permita progresar.
    • «Implicar a la tribu» también es esencial para la mejora y la evitación del fracaso. Variar la idea de refuerzo escolar y entender que los acompañamientos para aprender más y mejor tienen fuertes componentes emocionales en los que las familias y la comunidad son agentes esenciales para creación de vínculos comunicativos para educar la curiosidad, la voluntad de aprendizaje, la responsabilidad... La tribu no pueden estar fuera de la escuela.
    Como bien señala Enrique Sanchez Ludeña, en un post que tituló Repetidores, (Otras Políticas), el fracaso también tiene que ver con elementos de la cultura organizativa escolar que, como en otras ocasiones, nos pesan como una losa ante cualquier atisbo de cambio:
    • La distribución de los alumnos en cursos según su edad.
    • La asignación de horarios inflexibles y tiempos obligatorios de permanencia en la escuela.
    • La parcelación de los saberes en asignaturas, cuyos contenidos se establecen de antemano y se secuencian según su dificultad, de manera que a cada curso, a cada edad, le corresponden unos contenidos determinados.
    • La concepción del aprendizaje:
      • Como una acumulación de conocimientos. 
      • Como una sucesión de informaciones y destrezas que hay que adquirir de forma lineal.
      • Como una sucesión de capacidades y maduración que se van dando la misma edad .
      • Como "conocimientos demostrados, de haber aprobado o no un cierto número de asignaturas en un plazo determinado" y de una forma determinada.


    HAY ALTERNATIVAS

    No es momento de resignarnos a seguir liderando "el fracaso" con un 35% (340.000 repetidores al año) del alumnado. Revertir estos datos necesita de pequeñas, pero constantes #revoluciones que, como efecto mariposa, promuevan la transformación de la escuela.
    Si el fin es el aprendizaje del alumno en edad obligatoria, resulta evidente que hay que buscar otros modelos diferentes, que ofrezcan más de una fórmula, que abran opciones al aprendizaje de cada uno y que ofrezcan entradas y salidas a cada opción de aprender.

    Epílogo

    Una vez más se ha acabado el curso... y damos las notas finales. Hemos realizado las sesiones de evaluación y hemos «cantado las notas». La calificación final del sistema educativo es... que debe repetir curso. Le han quedado pendientes... más de dos asignaturas... muchas más.
    Ya se lo esperaba... desde hace meses tiró la toalla a expensas de un supuesto pacto que no ha llegado... ni se le espera.
    Y es que , posiblemente «repetir curso», uno tras otro, sea ya una forma de ser de nuestro sistema educativo.



    1 Álvaro Choi (UB), María Gil (UAM), Mauro Mediavilla (UV) y Javier Valbuena (UdG).


    CONTINUAR LEYENDO >>

    APRENDIZAJE ENTRE IGUALES: CAPITAL SOCIAL PARA EL AULA

    -
    Frecuentemente confundimos atención a la diversidad con atender  a una parte de los alumnos: los que denominamos en argot docente "con necesidades educativas específicas o especiales".  Y es que atención a la diversidad es un concepto contradictorio en sí mismo.
    Veamos: 
    Todas las necesidades de aprendizaje son especiales o específicas, porque son individuales, son "las de cada cual". Y toda la atención en la escuela es atención a  la diversidad, porque diversos somos todos.
    Entonces, atender a la diversidad es una expresión redundante, pues educar siempre debe ser atender a la diversidad. Osea, educar es incluir.

    la educación o es inclusiva o no es educación

    Referencia Imagen: Estudiantes trabajando juntos . Freepik

    Aprender juntos


    A menudo se dice que el aprendizaje cooperativo es uno de los mejores recursos para hacer efectiva la inclusión educativa. Se le otorga esta responsabilidad porque, bien aplicado, no sólo reconoce las diversidad en las aulas, sino que la toma como un recurso más para aprender, pues aprovecha la diferencia y la pone en positivo: la diversidad como oportunidad para la creatividad; lo diferente como lanzadera del desarrollo del pensamiento crítico.
    No pasan desapercibidas las dificultades para la introducción en las aulas de la cooperación como recurso para aprender. Joan Rué  identifica las barreras en cuatro elementos culturales:
    • Una organización del aprendizaje desde una cultura dominada por el taylorismo, donde la división por parcelas y departamentos hace incompatible la idea de trabajos en cooperación.
    • La competitividad y el individualismo que la escuela enseña como currículum oculto.
    • La escasa formación del profesorado respecto al tema cooperativo.
    • Una actitud profesional poco resiliente  y un poco ingenua a la hora de su puesta en marcha.

    Cooperar es cosa de dos... como mínimo

    Dentro del aprendizaje cooperativo, uno de los métodos básicos de aprendizaje - señalado por todos como una potente herramienta inclusiva- es el aprendizaje entre iguales. 
    Un aprendizaje entre iguales que se desarrolla mediante tres dimensiones de aplicación. Me gusta clasificarlas como:
    1. Colaboración entre iguales: aplicación basada en la relación de aprendizaje que se establece entre dos o más alumnos con habilidades y competencias similares cuyo  objetivo común es la adquisición, desarrollo, construcción, aplicación y/o transferencia de  conocimiento compartido.
    2. Cooperación entre iguales: relación que se establece entre dos o más alumnos con habilidades heterogéneas, y que se enmarcan  dentro de unos márgenes de proximidad (cognitiva, de competencia curricular, de intereses, de habilidades...) que posibilitan que se produzca interdependencia y aprendizaje equitativo en todos los participantes. para la adquisición, desarrollo, construcción, aplicación y/o transferencia de  conocimiento compartido.
    3. Tutoría entre iguales: relación entre dos o más alumnos que, ante un tema, información, reto o problema específico, y común para ambos, presentan diferentes niveles de habilidad. Se trata de una relación asimétrica, que deriva en roles diferenciados que adoptan cada uno de los miembros, respectivos: tutor y tutorados. Cada uno de los roles se les asigna (e incluso, entrena) específicamente para el desarrollo de cada proyecto,  tarea, actividad o ejercicio.
    Obviamente en el diseño de cualquier modelo de aprendizaje entre iguales es necesario tener en cuenta dos condiciones mínimas para promover una relación cooperativa con perspectivas de éxito:
    • la existencia o creación de un objetivo común, conocido y compartido por todos los miembros que intervienen en la relación de aprendizaje establecida.
    • la existencia de una estructura de relación previamente planificada por los docentes, orientadores o guías de la actividad en cuestión.
    cualquier objetivo propuesto sólo se logrará a través de un marco de relación planificada y supervisada por el profesor
    David Durán


    Referencia imagen: Nacidos para leer

    Cooperación en parejas

    En las conclusiones informales de casi todos los centros con los que he tenido el placer de compartir experiencias de aprendizaje cooperativo en formación continua, se repite una constante: la seguridad que cuánto más grande es un equipo, más se diluye la responsabilidad individual, (que como bien sabemos, es un elemento básico e ineludible en el desarrollo de cualquier proceso de cooperación). El equipo mínimo  es la pareja.
    Cuando cualquiera de las tres dimensiones resultantes de aplicar procesos del aprendizaje entre iguales (colaboración, cooperación o tutoría) se hace en pareja, podemos hablar de  una estructura basada en una organización del aprendizaje por diadas o parejas.
    La pareja es  la unidad mínima de cooperación y, desde mi punto de vista, un buen modo de agrupamiento para comenzar a cooperar.
    Una creativa combinación de estos "duetos" dentro de una secuencia de aprendizaje ( recuerdo, como ejemplos creativos,  los padrinos de lectura que aplica Fátima López, como práctica intercursos, donde alumnos mayores intervienen en actividades  de lectura , con los compañeros más pequeños; o los tutores-e, donde un alumno aventajado se convierte en tutor virtual, de siempre acceso, con otro alumno de curso o nivel cognitivo inferior), y aprovechando sus fortalezas de interdependencia, colaboración o ayuda, hacen de ellas modelos excepcionales para favorecer la inclusión desde la perspectiva de aprovechar el capital social del aula.
    En estos casos, me parece importantísimo estar atento en el desarrollo y diseño de prácticas de aprendizaje, para que estas siempre ofrezcan oportunidades de progreso y mejora para ambos miembros de la pareja, incluso en la opción de tutoría entre iguales. En este sentido, me gusta siempre más la planificación desde la idea de interdependencia mutua (pues ofrece cualidad a la intencionalidad de cooperar) que desde la idea de ayuda.
    Es cierto que, en la tutoría entre iguales en parejas, en cooperación o colaboración, ambos miembros de la pareja siempre pueden desarrollar valores de solidaridad y sociabilidad, pero tal como advierten algunos expertos, como Paulina Bánfalvi, (con quien tengo una reflexión compartida y post pendiente), coautora del Blog La rebelión del talento (que aconsejo seguir de cerca fervientemente). a veces, es preciso crear que el alumno tutor tome conciencia de su aprendizaje y no se perciban solamente como ayudantes de "profe", de forma que éste siempre aprenda sobre lo que enseña.
    Sólo podremos percibir éxito en la tutoría entre iguales -y del aprendizaje cooperativo en general- si comprobamos con evidencias que en las situaciones de tutoría entre iguales, las interacciones que diseñamos entre las parejas de alumnos consiguen que ambos alumnos, tanto tutor como tutorado, aprendan y mejoren.
    Referencia imagen: Enseñar a compartir

    El alumando: capital social  para enseñar y aprender

    Ya Vygotski señaló el importante papel del grupo de iguales en el aprendizaje y otros autores como , Perret-Clermont investigaron también sobre los beneficios  que  la interacción entre iguales, y en especial sus dudas, preguntas y retos,  proporcionaban en relación al desarrollo del razonamiento, la reorganización cognitiva y por conflictos sociocognitivos que se producen, o provocan intencionadamente, en situaciones de intensa interacción.
    Las prácticas de aprendizaje entre iguales añaden valor a las interacciones entre alumnos, pues las dotan de sentido y objetivo.
    Cuando hablamos de planteamientos inclusivos, el propio alumnado se convierte en un recurso extraordinario para promover el crecimiento de todo el alumnado  y constituye un importantísimo capital social para aprender... que no debemos desaprovechar en el aula.

    La educación inclusiva, se convierte así,  en un proyecto de la comunidad educativa y, por extensión,  de la sociedad en pleno.



    Para saber más: 
    - INCLUSIÓN Y SISTEMA EDUCATIVO. Climent Giné i Giné Universidad Ramón Llul (Barcelona)
    - TUTORÍA ENTRE IGUALES: DE LA TEORÍA A LA P´RACTICA. Un método de aprendizaje cooperativo para la dicersidad en secundaria. David Durán y Vinyet Vidal. Editorial Graò - (2004)





    CONTINUAR LEYENDO >>