Jose Blas García Pérez. Con la tecnología de Blogger.

ROGER SCHANK pone patas arriba la base de los Sistemas Educativos Tradicionales

-

ROGER SCHANK pone patas arriba la base de los Sistemas Educativos Tradicionales

No podemos decir que Roger Schank es un iluso. 35 años de profesor en tres de las universidades más prestigiosas del mundo le avalan
Ahora está empeñado en crear colegios que enseñen "de otra forma y otras cosas"
Según él, necesitamos ciudadanos de provecho y no a intelectuales.

Su convesación con Cristina Sáez en el blog

Cambiemos el Mundo, cambiemos la Educación

Porque cada vez somos más los que queremos cambios y un mundo mucho mejor

No te dejará indiferente.


10 frases destacadas

  1. El sistema educativo actual se basa en muchas y malas premisas.
  2. Memorizar como loros es algo inútil
  3. Olvida Google. Vamos a hablar de cómo aprenderíamos si las cosas fueran distintas en el colegio.
  4. ¡La historia es la cosa más inútil que jamás se creó! 
  5. En lugar de aprender la taxonomía vegetal y animal, que no te sirve de nada, podríamos aprender cosas sobre prevención,
  6. Para decidir lo que tiene que aprender un niño de 4 años...lo primero que hay que hacer es preguntarle qué le gusta hacer.
  7. Aprender es divertido cuando tienes 5 años, ¿por qué luego se convierte en algo aburrido?
  8. El problema es que fabrican gente con doctorados que se convierten en profesores en otras universidades, que fabrican a su vez a otros doctores que se convierten en profesores de otras universidades y así.
  9. El objetivo no deberían ser las notas de los exámenes, sino la felicidad
  10. Se trata de aprender de la experiencia, del conocimiento compartido para sí, seguir tu propia aventura.

Todo lo que aprendemos se basa en la práctica. 
La educación experiencial es acorde con el cómo aprende la mente humana.
La metodología: aprender haciendo.
Roger Schank en "Enseñando a Pensar"

RECOMENDACIONES PARA REGALAR EN REYES

-
No temáis, seguidores, no me he vuelto loco.
No afiléis las uñas , detractores, no me he vendido al mercado.
Este blog sigue siendo lo que es, un espacio de reflexión, comunicación y divulgación de recursos. que es personal y pretende poner un granito de arena para apoyar la  transformación de la escuela y la sociedad.
Hoy me voy a atrever a hacer algo diferente y os invito a que lo hagáis vosotros y vosotras.
Os traigo varias propuestas para regalar el día de reyes (y en los 365 días sucesivos del año hasta el próximo día de reyes) que no olvidaréis nunca. Es  más, que os harán vivir emociones y experiencias especiales, o por lo menos, diferentes.
Sin más, voy a mis recomendaciones para regalar en reyes.




REGALA MÉDULA 


La donación de médula ósea es una de las posibilidades de regalo de reyes que podemos hacer una vez en la vida.


Es barato, no necesitas ir a grandes supermercados, y ni siquiera regalas directamente. Sólo se trata de un compromiso.
Es un regalo que puedes preparar por medio de una especia de "vale por", pues lo que realmente manifiestas es tu voluntad de donar médula si se diera el caso de que algún paciente, en cualquier lugar del mundo, fuera compatible contigo. 
Hay miles de personas en el mundo que necesitan un regalo como este, pero debes saber que solo unos pocos esperan el tuyo, pues eres su "compatible",  su "gemelo en progenitores hematopoyéticos" 
Ya sabes, regalar  médula no es difícil, ni tiene fecha de caducidad, hay 365 días en los que puedes ser rey mago  o reina maga, porque recuerda que donar médula es regalar vida.
No olvides tampoco que , en cualquier caso, donar médula es un compromiso importante y, a la vez, una oportunidad única de salvar una vida. Por ello debes informarte concienzudamente. Tanto para hacerte donante, como para saber más, puedes consultar  http://www.fcarreras.org/ , web de la Fundación Josep Carreras, una Institución que investiga, ayuda, informa y ofrece recursos a todas las personas que padecen leucemia y otras enfermedades que necesitan un trasplante de médula en el proceso de su curación.

REGALA LIBROS SOLIDARIOS. 

8 cuentos en un matraz es una inciciativa solidaria, en forma de libro, de Melli Toral, profesora de física y química del Colegio Salzillo de Molina de Segura (Murcia) y voluntaria de la Asociación FADE, especialmente entregada a la causa de "hacer la vida de los niños hospitalizados esté lo más agradable posible"
Un caldo de lombarda cascarrabias, un gas Oxígeno bastante presumido, unas moléculas de agua algo impacientes, unos globos juguetones e imprudentes, dos gases que siempre tienen la maleta preparada, una bola de algodón y una pieza de hierro que aparentan lo que no son, un electrón malhumorado y un pequeño satélite que ha tenido que emigrar a otra galaxia son los protagonistas de las historias que he metido en este gran matraz.
Se trata de una propuesta de divulgación científica para niños de primaria y de primer ciclo de la ESO
Todo lo recaudado de la venta de este libro, Melli Toral lo dona íntegramente a las distintas asociaciones que se dedican a hacer que el día a día de LOS NIÑOS HOSPITALIZADOS esté lo más normalizado posible.
"Quería ofrecer algo personal. La divulgación de la ciencia, y en especial de la química, ha sido mi vida. Eso es lo que sé hacer y loq ue puedo ofrecer a los demás"

Su precio es de 12 € y para adquirirlo, solo tenéis que escribir a remediostoral@gmail.com y Melli personalmente os lo envía. 
Me siento muy feliz de haber colaborado personalmente en este proyecto, y haber participado en la grabación de los AUDIOS de los CUENTOS, que están accesibles de en la web.

REGALA SUEÑOS

TODO POR UN SUEÑO es una iniciativa solidaria de Afacmur (Asociación de Familiares de Niños con Cáncer de la Región de Murcia). Por medio de su pulsera solidaria ( y otras iniciativas) pretenden recaudar fondos que ayuden a adecuar los espacios del nuevo hospital Infantil Arrixaca, creando un entorno más cercano y amable al mundo infantil.
Esta iniciativa queda enmarcada dentro de una nueva corriente socio-sanitaria favorable a la humanización de los hospitales, que promueve la necesidad eliminar dureza a los periodos de estancia hospitalaria para todos los pacientes, específicamente a niños y especialente a los niños y niñas con cáncer,
Esta iniciativa también va destinada a la creación de  un jardín interior, de acceso desde los espacios de Oncología para que los niños con cáncer puedan pasear al aire libre en sus  largos y frecuentes periodos de hospitalización.
Las pulseras solidarias, diseñadas por Kukuxumusu, se pueden adquirir en esta lista de establecimientos.

Para todas las instituciones (Centros Escolares, Asociaciaciones o Grupos) que deseís colaborar desde fuera de Murcia, con la adquisición de pack de 50 pulseras mínimo, podeís poneros en contacto conmigo por medio del formulario de contacto de este blog. 

Felices Reyes

CONTINUAR LEYENDO >>

COOPERAR ES INCLUIR

-

La educación se ve obligada a propiciar las cartas náuticas de un mundo complejo y en perpetua agitación y, al mismo tiempo, la brújula para poder navegar en él.1

Jaques Delors. UNESCO


Inclusión es una vocablo que nos ayuda a hacer visible la necesidad que tienen sociedad y educación de dotarse de:
  • Herramientas capaces de crear un mundo más justo y democrático que el actual.
  • Dinámicas de ayuda al reconocimiento de los derechos para todas las personas (en especial al derecho a ser diferente).
  • Instrumentos que promuevan la participación efectiva de todas las personas en la educación, la cultura, la sociedad, el mundo laboral,…
  • Mecanismos de presión para transformar las culturas, la literatura, la legislación, las prácticas excluyentes en elementos que incluyan.

Inclusión es el paradigma educativo y social que nos lleva a pensar y actuar desde la certeza de que todas las personas somos iguales en derechos y diferentes en funcionamiento. Para reflexionar sobre ello dividimos el artículo en tres apartados: 

  1. La relación íntima que existe entre educación e inclusión, formando parte indisoluble de una misma entelequia.
  2. El poder de la comunidad como recurso altamente inclusivo.
  3. La relación "vicevérsica" que nos ofrecen dos términos en oposición: Cooperamos para Incluir e Incluimos cuando Cooperamos.

INCLUSIÓN Y EDUCACIÓN

"Lo que en otro tiempo se consideraba la mejor manera de atender al alumnado con necesidades educativas especiales -separados del resto de la sociedad en instituciones aisladas- se ha convertido en una solución rechazada por padres, expertos y políticos"1
Josep Maria Jarque. Pedagogo.

Inclusión y educación: un proceso en movimiento. 
Los albores de la inclusión podemos situarlos como un movimiento surgido a mediados de los ochenta, cuando padres, profesionales y personas con capacidades diferentes, y diversas (a lo que podíamos entender como común) decidieron dejar de estar situados en “contextos especiales”, e incluso marginales, y comenzar a reivindicar: Una sociedad compartida "por y para" todos
Este movimiento llegó al mundo educativo con fuertes críticas a las prácticas que se desarrollaban en la educación y a exigir un sistema educativo común para todos cuyo norte fuera la visualización de la educación como un instrumento de mejora para todas las personas.


Aparece así, ya en los noventa, lo que podríamos denominar primera #revolucióninclusiva, desde una llamada del mundo educativo y social, en defensa de la necesidad de promocionar políticas que nos lleven no sólo a una educación para todos, sino al diseño de políticas educativas y sociales que desarrollen una sociedad inclusiva y promocionen una educación para incluir.

La UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) recogió ese sentir social y expresó, en voz alta, en la conferencia internacional de Jomiten (1990) su voluntad decidida a liderar un movimiento, que denominó “Education for all”. Este movimiento se plasmó en la Declaración de Salamanca por parte de la Conferencia Mundial sobre Necesidades Educativas Especiales (1994) donde se afirmó, y se rubricó, que los centros ordinarios con una orientación inclusivan «representan el medio más eficaz de combatir las actitudes discriminatorias, crear comunidades de acogida, construir una sociedad integradora y lograr la educación para todos».

Desde allí se hicieron públicas un conjunto de orientaciones para que las políticas educativas y, por extensión, también sociales, tuvieran presente la necesidad de crear un mundo donde "cupiéramos todos".
En estas dos reuniones las orientaciones formuladas por los expertos en educación, en ciencia y en cultura de todo el mundo fueron claras: alertar a los gobiernos y responsables del diseño de políticas de cada nación para huir de cualquier forma de exclusión de personas.
Lo triste de estos grandes y sonoros encuentros es que los acuerdos tomados pierden su interés desde el momento mismo de la finalización de la conferencia misma, y bajo la expresión de "medidas no vinculantes", se esconde no solo una oscura intencionalidad política de no desear una sociedad equitativa y justa, sino también una tapadera para la inacción en el diseño y desarrollo de medidas sociales acordes.
El profesor Gerardo Echeíta explica esta situación con verdadera maestría, y nos regala una soberbia metáfora: «Ya no, pero todavía tampoco», describiendo la situación que vivimos en la actualidad en la que
«la mayoría de nuestras sociedades y legisladores ya no comparten las posiciones segregadoras del siglo pasado, pero todavía tampoco estamos en esa compleja y difícil ambición de una educación más inclusiva y de calidad para todos».
Concluimos este primer punto con la insitencia de que la inclusión educativa y social es un proceso con el que todavía no debemos bajar la guardia.

EL PODER DE LA COMUNIDAD


¿Puede haber inclusión sin aprendizaje entre iguales? La inclusión tiene que ver con la creación de comunidades en las que todos –alumnos y profesores- se sientan parte reconocida y se les ofrezca oportunidades de estar, de participar y de aprender.
David Durán. UBA


El poder de la comunidad y la lógica de la diversidad. Las sociedades modernas depositamos en la escuela el desarrollo del papel principal en la formación de los futuros ciudadanos: ser capaces de transformar sus contextos. Pero, ¿es posible hacerlo sin estar incluidos en la sociedad misma?

Toda la literatura pedagógica que trata el tema de la inclusión señalan a las metodologías cooperativas como el medio más eficaz para la creación de una escuela donde todos pueden aprender, es más, donde todos se ayudan para aprender.


Los modelos de escolarización en España se han basado en dos teorías filosóficas opuestas desarrolladas por Brown y sus colaboradores. 
  • La “lógica de la homogeneidad”, que asume que la homogeneidad es el objetivo a perseguir como mejora y desarrollo personal. Desde este planteamiento tiene sentido en la escuela un agrupamiento del alumnado basado en las similitudes más que en las diferencias. 
  • La inclusión apuesta justamente por lo contrario: la lógica de la heterogeneidad. Así hace tiempo que la atención a la diversidad desde una escuela inclusiva reclama la no separación ni una atención individualizada en la que los alumnos deban ser separados del resto, convencida de que ésta limita las oportunidades de aprendizaje. Es más, autores como Pujolàs y Lago, defienden:“Que con estas acciones se anulan la posibilidad de que se adquieran las habilidades, los valores y las actitudes necesarias para funcionar en los polifacéticos e interpersonalmente complejos entornos de los adultos”.
Establecimientos educativos, tan significativos como la Universidad de Harvard, buscan la mayor heterogeneidad posible en sus aulas porque saben que los futuros grupos humanos serán heterogéneos y, por ello, propician una organización en la que el alumnado aprende utilizando la diversidad como recurso.

COOPERAR ES INCLUIR

“las escuelas han de ser organizaciones en las cuales todos –tanto alumnos como maestros– participen de la tarea de aprender, en un ambiente de cooperación”.
Mel Ainscow. University of Manchester.

En la lógica de la heterogeneidad, la asunción de la diversidad como valor lleva a la conclusión de que las personas con disimilitudes deberían poder interactuar cuanto más mejor, y el aprendizaje cooperativo maximiza las interacciones posibles que se dan en el aula.
¿Puede existir cooperación entre personas de igual capacidad y rendimiento? La mayoría de los autores apuestan por que la heterogeneidad es una de las bases esenciales para que los miembros de un grupo (de un aula) cooperen ayudándose y "estirando" unos de otros, apoyándose en las teorías Vygotstkianas de ZDP
“La atención a la diversidad se fundamenta en la cooperación entre todos los participantes en la escuela, pues todos pueden hacer aportaciones a los otros y todos necesitan las ayudas de los demás, no desde la competición sino desde la colaboración.(1)
Miguel López Melero-UMA

Aumentar la diversidad significa incrementar la exposición de los alumnos a situaciones diferentes y, por tanto, a acumular distintos bagajes y ricas experiencias, que como consecuencia reforzarán y acrecentarán el número de habilidades que ellos adquieren.
Efectivamente podemos comprobar como la mayoría de personas aprenden más y mejor cuando participan en actividades con otros, gracias al estímulo intelectual que esto supone y la confianza que les da la ayuda que los demás pueden dispensarles si aprenden juntos, asumiendo la heterogeneidad como un recurso básico de las nuevas maneras de aprendizaje entre los estudiantes desde la adopción de metodologías activas y cooperativas.
Si a esto le sumamos el aval de los estudios recientes de neurociencia, que afirman la necesidad que sienten muchas personas de cooperar con los demás, aunque esto no les reporte ningún beneficio, tiene una base biológica, según un estudio publicado en la revista científica Neuron,
no nos cabe la menor duda de que
cooperar es incluir

El reconocimiento de la heterogeneidad y la elaboración de la diversidad aúnan aprendizaje entre iguales e inclusión. Concluimos con una pequeña evidencia: no todos aprendemos de la misma manera, por tanto si forzamos a que esto sea así, corremos el riesgo de excluir más que de incluir.

Nadie de nosotros es más capaz que todos juntos
Mara Sapon-Shevin


BIBLIOGRAFÍA
Arnaiz P. (2003). Educación inclusiva, una escuela para todos. Archidona (Málaga): Aljibe.
Giné, C. G. (2009). La educación inclusiva: De la exclusión a la plena participación de todo el alumnado. Barcelona: Horsori.
Pujolàs P. (2012). Aulas inclusivas y aprendizaje cooperativo. Educatio Siglo XXI, Vol. 30 nº 1 · 2012, pp. 89-112 
Brown, L., Nietupski, J. y Hamre-Nieupski, S. (1987): Criteris de funcionalitat última, en J.L. Ortega y J.L. Matson (Comp.): Recerca actual en integració escolar. Documents d’Educació Especial, núm. 7, p. 21-34. Barcelona: Departament d’Ensenyament.
NOTA DEL AUTOR
Las citas señaladas como (1) han sido extraídas de: Arnaiz P. (2003). Educación inclusiva, una escuela para todos. Archidona (Málaga). Aljibe.
Todas las imágenes de ests artículo son propiedad de www.ined.com



CONTINUAR LEYENDO >>

APRENDIZAJE COOPERATIVO HOY: UNA PARADOJA Y TRES INTERROGANTES

-
"Solo podré  alcanzar mis objetivos, si y solo si,
tú  consigues el tuyo"
El Aprendizaje Cooperativo puede pasar por ser la metodología más veces nombrada por los docentes en sus programaciones pero una de las menos desarrollada en la realidad de las aulas.
Cooperar no es una actividad extraña. Desde siempre las personas nos hemos unido  para lograr objetivos comunes, como  manifestación clara de la vertiente social del género humano. Quizás, para algunos docentes, pueda resultar más innovador la idea de cooperar como metodología para aprender. Es decir, hacer de la cooperación una herramienta para aprender más y mejor. Aunque, ...tampoco tan novedoso, como vemos a continuación.
TRABAJO EN EQUIPO
objetivo-aprender-juntos-03-ined21
Desde Dewey hasta Siemens, desde las teorías de corte sociocultural hasta las teorías basadas en las inteligencias múltiples, todos los autores y pedagogos coinciden en que elementos que forman parte de esta metodología didáctica cooperativa (fomentar el trabajo en equipo,  mantener conexiones donde lo social y lo individual se interrelacionen, promover el encuentro de  la diversidad como motor del aprendizaje, democratizar las posibilidades de éxito escolar, ofrecer oportunidades de reconocimiento entre iguales, fomentar la autonomía y hacer efectivo el "aprender a aprender", incentivar los esfuerzos grupal,...) son elementos favorecedores de aprendizajes significativos, auténticos y duraderos.
Es decir, todos los grandes estudiosos e investigadores de la pedagogía del último siglo hacen un guiño positivo hacia la idea de que, como señala y resume  la doctora Leonor Prieto, en su libro, titulado El Aprendizaje Cooperativo, (editado por PPC, en 2007):

“Aprender cooperativamente representa una ocasión privilegiada para alcanzar objetivos de aprendizaje muy diversos, no solo referidos a los contenidos, sino también orientados al desarrollo de habilidades y destrezas interpersonales, con claros beneficios para el aprendizaje de los alumnos”.

A estas afirmaciones, podemos añadir las aportaciones realizadas Pujolàs y Lago que convierten al Aprendizaje Cooperativo en la metodología inclusiva por excelencia, al comprobar como escolares con características personales y necesidades educativas diversas,  mejoran su rendimiento académico y alcanzan un desarrollo personal más elevado.
Sin embargo, resulta paradójico como, a pesar de todo lo anterior, tanto la imbricación que los sistemas educativos hacen del Aprendizaje Cooperativo en su desarrollo legislativo, como su utilización en el aula, es pura anécdota.
Intentando encontrar explicación a esta paradoja , me formulo  tres interrogantes:

¿Hay suficiente investigación  y evidencias de esta metodología para aprender?
¿Existe una formación adecuada del profesorado para unir  aprendizaje y cooperación?
¿Es la cooperación un valor, una competencia o siquiera una habilidad, valorada por la sociedad actual?

I
INVESTIGACIÓN


objetivo-aprender-juntos-02-ined21

De la interacción entre pares a la interdependencia positiva: beneficios del aprendizaje cooperativo ene la aula.

"A mí me va bien así. La cooperación y los experimentos... con Coca-Cola. Ya estoy cansado de los vendedores de humo ¿Donde están los resultados?"

Julio L.R. (Profesor de Secundaria)
Comenzaremos por el primero de los interrogantes: ¿Hay suficiente investigación  y evidencias de esta metodología para aprender?
Ya hace más de un siglo que el pedagogo norteamericano John Dewey, como en tantos otros modelos activos, impulsó ideas  que preconizaban la importancia de construir conocimientos  a partir de la interacción y la ayuda entre pares y apostaba por hacerlo como modelo sistemático y continuo de aprendizaje.
TEORÍAS DEL APRENDIZAJE
Más adelante, el enriquecimiento sistemático de las teorías del aprendizaje (Teoría Sociocultural de Vygotsky; la Teoría Genética de Piaget; el Aprendizaje Significativo de Ausubel, la Psicología Humanista de Rogers...) culminaron  con la Teoría de la Interdependencia Positiva de los hermanos Johnson.
Los hermanos David y Roger Johnson, a mediados de la década de los 60, comenzaron sus investigaciones sobre las teorías de la interdependencia positiva. En su desarrollo demostraron ampliamente la eficacia para el aprendizaje que muestran los esfuerzos cooperativos en comparación con los competitivos e individualistas.

De sus teorías extrajeron una trío de conclusiones que han sido corroboradas  por la pedagogía a lo largo y ancho de los cincuenta años transcurridos desde entonces: mejora de los resultados, mejora de la convivencia e idoneidad para hacer efectiva la inclusión en el campo de la educación.
Podemos observarlas en la siguiente tabla: los beneficios del aprendizaje cooperativo en el aula, adaptada de David W. Johnson - Roger T. Johnson Edythe J. HolubecEl aprendizaje cooperativo en el aula.


objetivo-aprender-junto-01

Y es que, a veces, la falta de constatación de la efectividad de una metodología es la excusa perfecta para que los inmovilistas tengan un argumento valedor de su estaticidad docente. Si nos decidimos a teclear Aprendizaje Cooperativo en Google, y lo hacemos  en varios idiomas, serán por decenas de miles los resultados que aparezcan en la red relacionados con este tema. En una mirada rápida he encontrado una veintena de libros en español, publicados después del 2000, todos ellos de autores con trayectoria profesional contrastada sobre la temática.
Por tanto, en el caso del Aprendizaje Cooperativo es muy difícil argumentar que es una metodología sobre la que hay poca investigación, ni evidencias. Sólo Johnson and Johnson tienen publicados más de 100 estudios de investigación. Además, si a las publicaciones de estos autores, le añadimos toda la investigación desarrollada por otros autores internacionales de prestigio  como R. Slavin o S. Kagan, y las publicaciones e investigaciones de pedagogos más cercanos a nuestro entorno, como los españoles Perè Pujolás, Juan Carlos Torrego y Joan Ruè, podemos contar por miles las publicaciones sobre esta temática a nuestro alcance. En el 2013, coordinada por Pilar Arnaiz, Catedrática de Pedagogía en la Universidad de Murcia y por Jose E. Linares, director del Equipo de Convivencia Escolar, también tuve el honor contribuir en un trabajo  sobre Aprendizaje Cooperativo con claras intenciones de apostar por su desarrollo práctico: Proceso de implementación de Aprendizaje Cooperativo en el Aula (CARM-Región de Murcia).


 II


FORMACIÓN

objetivo-aprender-juntos-08-ined21

 Aprender a Cooperar para Cooperar Aprendiendo:

"Siempre hago aprendizaje cooperativo: Cuando los mejores alumnos han terminado sus actividades, les pido que ayuden a los que van más flojos".

Maribel  L.H (Maestra de E. Primaria)
La segunda, duda, tiene que ver con la formación. Es fácil observar como muchos maestros y profesores denominamos Aprendizaje Cooperativo a muchas acciones que hacemos en el aula, donde cooperar no es siempre la estrategia.
Aún con las mejores intenciones, es un error muy común en la utilización de metodologías de trabajo grupal, creer que con agrupar a varios alumnos en torno a una mesa de trabajo, a un reto o problema o a una investigación, ya estamos poniendo en práctica aprendizaje por medio de grupos cooperativos. En realidad, nada más erróneo y desalentador pues  acabamos caminado por una metodología con aspecto de activa pero con fondo que moviliza poco a la acción,  obteniendo como resultado, caos en el aula y arrepentimiento de habernos decidido a hacer algo fuera de lo habitual.
Para facilitar  el desarrollo práctico  del Aprendizaje Cooperativo, he sintetizado, en la siguiente infografía, un decálogo con los aspectos  esenciales a tener en cuenta para el desarrollo metodológico de Aprendizaje Cooperativo. Para ello he aglutinado los tres grandes bloques que sustentan el Aprendizaje Cooperativo:

La características organizativas que se deben dar en un aula cooperativa.
Las características estructurales que se deben tener en cuenta en el diseño de tareas cooperativas.
Los elementos básicos que debe contemplarse en el desarrollo de una metodología basada en aprender de manera cooperativa.
10
ASPECTOS ESENCIALES




III


COOPERACIÓN

Una escuela donde se aprende a cooperar, dentro de una sociedad que enseña a competir.


"No me gusta dejar los apuntes de mis clases de biología. Estamos a puertas de la selectividad y para que yo entre en medicina...otros se tienen que quedar".


Ana F.C. (alumna de bachillerato)


"No me parece bien que mi hijo tenga que trabajar  en equipo con alumnos que tienen necesidades especiales, eso les retrasa a él,  o lo tiene que hacer todo... y luego la nota es igual para todos.No es justo".


Pedro M.M.  ( padre de alumno de E.S.O.)


"A mis hijos siempre le pongo como ejemplo a los que llegan lejos. En esta vida ...o eres el primero o no te comes una rosca".


Hernando M.M. (Padre de alumno de Bachillerato)


Es posible que estemos chocando contra un muro cultural, con una filosofía social que no encaja con principios cooperativos. Somos conscientes de la dificultad de romper con una arraigada tradición social de considerar como muy valiosos los logros individualistas (entendidos como aquellos en el que no hay vinculación entre personas y en los que cada uno trabaja por su cuenta para lograr sus propias metas, incluso en contra, por encima, por delante y antes que los demás , como una competición)  no es el mejor de los caldos de cultivo para llevar al aula esta metodología. Lo advertía en AIKA (Diario de Innovación y Tecnología en Educación) , hace unos días Alain Touraine, (sociólogo Francés, Premio Príncipe de Asturias 2010):

"Hemos pasado de una sociedad postindustrial a un modelo postsocial donde la sociedad, tal y como la conocemos, se descompone en favor de un sistema donde predomina el individualismo"
Quizás una de los principales motivos de su escasa utilización es que la sociedad no nos creemos que la cooperación sea un valor, ni siquiera una competencia o habilidad que haya que desarrollar, pues esto no tiene utilidad en nuestra sociedad liberal, que endiosa  la competitividad, el individualismo y el triunfo de unos sobre otros, muy alejados de lo que el modelo cooperativo promueve:

Si todos ganáis, yo gano


objetivo-aprender-juntos-04-ined21

La misma estructura de la escuela  es contraria a los principios cooperativos  y hacen casi impracticable su desarrollo. Es necesaria un cambio de cultura, un cambio organizativo y un cambio metodológico que  esté orientado a la cooperación. La cooperación como vehículo hacia una escuela insertada en su contexto, democrática e inclusiva, al mismo tiempo que autónoma, crítica y empoderadora de individuos, como frente contra de contención:

El aislamiento docente; la homogeneización de currículos y método; el culto al silencio, al esfuerzo y trabajo individual, a las calificaciones como símbolos de logro...

La división burocrática por cursos y aulas; la clasificación de las escuelas en ordinarias y especiales;  la promoción a base de resultados; la especialización por asignaturas, por departamentos, por materiales;  la organización por horas en las que cada maestro o profesor solo sabe y le interesa "lo suyo"; el conocimiento enlatado; los alumnos tratados bien como insumos o bien  como piezas intercambiables de  un puzzle...


Las metodologías reproductoras, limitadoras de la creatividad y la iniciativa, visibilizadoras de las carencias y no de las posibilidades...

CULTURA COOPERATIVA
Todos estos elementos poco favorecedores de una cultura cooperativa aplastan como una gran losa, y se contraponen a pensar que aprender a cooperar es útil en la escuela. Llegado a este punto de reflexión, es imprescindible preguntarnos sobre qué cambios introducir  para mirar de frente  a uno de los mejores métodos para favorecer la inclusión del alumnado, para diseñar programas de aprendizaje personalizado, para la optimización de los recursos humanos (siendo uno de los métodos en los que más peso tiene y mejor se aprovecha la fuerza del grupo) y, en definitiva, una metodología suficientemente demostrada como impulsora y mediadora de mayores y más eficaces situaciones de aprendizaje en el aula.
Quizás cabe preguntarnos si es posible una escuela donde aprender todos sea el objetivo común... y si eso es una necesidad que interesa a nuestra sociedad.




BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA



CONTINUAR LEYENDO >>

LA CAPACIDAD ES MULTICOLOR

-
Un breve post para no dejar pasar la oportunidad, este día 3 de diciembre de 2016, de compartir ideas y reflexiones en torno a  la inclusión educativa, y más concretamente a lo que vengo denominando  "Revolución Inclusiva".


La capacidad es multicolor.

Con esta metáfora quiero poner en índice en la necesidad del cambio de paradigma. Se trata de ser conscientes de que una propiedad humana es la capacidad de ser capaces. 

Uno de los retos improrrogables es el cambio de cultura de la sociedad en general, en cuanto a la forma de ver la diversidad. 
Siguiendo los hastagh de mi amigo Antonio Márquez, #yotambiénsoyúnico , #di_capacidad , son métaforas gráficas que nos ayudan a mirar con otros ojos las diferencias individuales desde paradigmas del éxito, de la posibilidad, del sí y abandonar para siempre la iconografía social y sintáctica que nos llevan a centrar la mirada sobre el déficit, ahondando más la brecha que separa el cambio y la creación de mecanismos que harían posible la transformación.  
Hablamos de revolución porque no podemos esperar a que la sociedad digiera y cambie por sí sola. este cambio lento hace daño, duele, excluye y condena a miles de personas  a las que su vida ( ese corto periodo temporal en el inmenso mar de la historia) le da de sí.

A mediados de los 90, en una ciudad cerquita a todos los españoles, en Salamanca, y en el seno de la Conferencia Mundial Promovida por la UNESCO, ya se dejaron dibujadas las directrices, el camino a seguir, para que todos los países del mundo, comprometidos en ese acuerdo, pudieran tener fuentes de inspiración para el desarrollo práctico y normativo respecto  a una educación para la inclusión, propulsora de una sociedad inclusiva, algo que añadimos como adjetivo, a lo que siempre debió existir. 
En todo este tiempo, miles de personas, aún no se han podido normalizar su vida por continuar estando excluidos de una sociedad que mira para otro lado. ¿Cuánto más vamos a esperar?

La importancia de hacer visible que aún no estamos en el camino.

Estos días de..son  importantes. Hoy es necesario hacer ver que las capacidades son múltiples, sin caer en la bohonomía y el simplismo. Es obvio que una misma capacidad se manifiesta de distinta forma, pero el cambio radica en que esa otra forma de manifestarse y desarrollarse es tan válida y tan potente como cualquiera. Existen muchas formas de ver, de caminar, de ser, de sentir, de emocionarnos, de comprender, de escuchar, de respirar,... y todas son  válidas. Son la nuestra: #yotambiensoyunico.

Hoy, más que nunca, es preciso seguir haciendo esfuerzos por una sociedad que incluya. Por eso en este blog insisto en lo que  he dado en llamar #RevoluciónInclusiva. No quiero dejar escapar ninguna oportunidad porque creo que esta revolución no será efectiva mientras mantengamos miradas excluyentes que pretendamos que sean favorecedoras de la inclusión. Hay que reflexionar y compartir colectivamente para entre todos afinar y unificar esa mirada, que todavía se me antoja dispersa.
El cambio de paradigma se realizará desde un salto cualitativo y cuantitativo en torno a la inclusión social. Unificar sobre inclusión se trata de crear puentes de diálogo que ofrezcan oportunidades de encontrar los mejores criterios, solicitar y promover recursos equitativos y eficaces para el propósito que nos guía, a todos los miembros de nuestra sociedad. Un objetivo que es claro: puedan desarrollarse plenamente, sean cuales sean sus condiciones emocionales, físicas, neurológicas, mentales, sociales, ...

Una educación para incluir

En la escuela, la inclusión no es un nuevo vocablo que sustituye a al de integración. Es otra cosa. Ha pasado el momento de esperar. Hay que exigir la inclusión educativa y social. 
Para ello..imprescindible, una acción con orientaciones mucho más transformadoras, que contemplen tanto elementos compensadores sociales que permitan la plena inclusión laboral, personal y social de todos los individuos, como elementos educativos y culturales que hagamos posible una inclusión democrática, participativa, normalizadora ..del pueblo par el pueblo, de personas para personas. 
Creo que hemos de recuperar el humanismo como medio de progreso y transformación social.

CONTINUAR LEYENDO >>

¿CÓMO CONSTRUYE APRENDIZAJES EL ALUMNADO 21?

-
ALUMNADO 21
He de confesar que me siento afortunado como maestro. Disfruto con un trabajo que me desarrolla como individuo en interacción con otras personas.  Sentir esto  es una suerte, lo reconozco.
También siento mucha emoción por caminar junto a una generación de maestros y maestras que aportan experiencias, crean conocimiento y ponen en valor estrategias didácticas que están ayudando a hacer realidad un enfoque que lleva danzando casi 100 años: el aprendizaje centrado en el que aprende.

PARADIGMA DEL APRENDIZAJE
Del paradigma de la transmisión al paradigma del aprendizaje. Me veo enredado en un cambio de paradigma que me remueve y  me obliga, sin remordimiento, a dejar atrás modelos que práctiqué. Me gusta observar y repensar el trabajo que llevo haciendo varias décadas, para tener criterios ajustados al hoy y tomar decisiones en consecuencia.  Así, voy modificando, a través de  pequeñas acciones, mi rol docente y desplazando de mi cultura profesional una visión de esa educación que hemos llamado "tradicional" y que ha estado representada básicamente por el formalismo, la verticalidad, la competitividad y la mera transmisión de unos conocimientos estandarizados, habitualmente alejados de los intereses del alumnado, y restrictivos con el pensamiento creativo y crítico.
alumnado-01-21-ined21
Estas prácticas pedagógicas, que también conocemos como "clásicas",  planteaban la enseñanza en tres claves básicas, hoy, obsoletas:

I
Un ejercicio transmisivo y vertical de un conocimiento cerrado, estático, estandarizado, segmentado (en tiempos, espacios y asignaturas) y basado en verdades fijas.
II
Un recepción pasiva, de transferencia bancaria, basada en el  silencio y la construcción individual.
III
Una comprobación de lo aprendido, fundamentado en una repetición tediosa y  una memorización descontextual y aislada, que pone su fecha de caducidad en los exámenes revalidadores.

En esta educación, el contenido siempre fue el centro. Un eje sobre el que pesaban mucho los elementos conceptuales, y menos, los procedimientos y las actitudes. 

Por contra, ahora vivo intensamente la defensa del aprendizaje desde modelos con descriptores totalmente opuestos: practicidad, aplicación, relación vital, participativa, democrática, colaborativa, activa y motivadora.

Unos modelos que están siendo precursores de que vuelvan a emerger, con fuerza, las pedagogías activas de finales del diecinueve, enriquecidas y revalorizadas con las pedagogías conectivas del comienzo del veintiuno. 
La experiencia de hoy es el
conocimiento del mañana
A BASE DE EXPERIENCIAS


Las experiencias han sido siempre la mayor fuente de información y formación del hombre. Desde que nacemos, crecemos a base de experiencias. En los primeros momentos homínidos, la experiencia fue causa y consecuencia de  la evolución. ¿Qué es aprender sino evolucionar?

Una característica de nuestro tiempo es que la sociedad y las personas cambiamos con rapidez. Los alumnos que conocemos hoy no son el mismo arquetipo de alumno que conocí en mis primeros años de maestro.

El Alumnado 21 está codificado para aprender haciendo. Es maker por excelencia. Reconfigurado por la tecnología, la cual invade toda su vida.  Se ha acostumbrado a buscar herramientas para construir todo: "¿con qué lo hago?". Y une la experiencia virtual con la real para encontrar significados que le ayuden a visualizar la teoría y la razón de las acciones, hechos  y objetos que construye. Aprende activamente. Y esta actitud se está encontrando con el muro levantado por la clásica pedagogía.
Las pedagogías clásicas basan la enseñanza en un
ejercicio de recepción pasiva
Es tiempo de replantear. Los docentes no podemos (ni debemos)  equivocarnos: sabemos lo que hay, y conocemos los modelos que mejor se ajustan. Ahora, la persona es el eje de nuestra acción educativa.
Aprender está relacionado con la vida misma. Vivir y aprender es uno. Aprendemos continuamente porque no dejamos de interaccionar con los elementos que nos rodean, tanto en el contexto inmediato, como (por obra y gracia de la  tecnología) del mediato.
APRENDER A DESAPRENDER
alumnado-09-21-ined21
Los docentes vivimos, como adultos experimentados y aventajados, una realidad que nos lleva a saber de la necesidad de que nuestro alumnado esté preparado para hacer aprendizajes en situaciones de conflicto e, incluso, de resistencia a todo cambio. El mundo cambia muy deprisa y cada cambio les obligará a un nuevo aprendizaje, en el que tendrán que "desaprender" para "reaprender" y poder convivir interna y externamente en el nuevo desafío: aprender a aprender. Conflicto y resistencia. Dualidad que les obligará a estar también muy preparados  para "aprender a desaprender".
...un trabajo que me desarrolla como individuo en
interacción con otras personas
Los profesionales de la educación sabemos que un ajustado desarrollo emocional les servirá como catalizador dinámico de dichos conflictos, ablandando las rigideces mentales y haciendo que las ideas fluyan  en pos de un nuevo equilibrio de sus esquemas cerebrales: capacidad de resiliencia.

El cerebro veintiuno mantiene una estructura enteramente dinámica y activa, diseñada como motor de aprendizajes verdaderos y duraderos: el papel docente es potenciar y aprovechar esa estructura. 
Hacer es el nuevo camino
para aprender

CLAVES 21


Los  alumnos han cambiado. Su cerebro está configurado para aprender en lo que podemos denominar Claves 21Creatividad, experiencia, interactividad, horizontalidad, conectividad, apertura y flexibilidad, incertidumbre, construcción, lateralidad, sociabilidad, diversidad, inclusividad...

Los nuevos alumnos aprenden a contracorriente, rompiendo con el esquema clásico de la escuela como transmisora del conocimiento y replicadora de esquemas culturales: la nueva época es transcultural.  Los maestros no podemos mirar para otro lado. Sí debatir. Sí construir nuevos modelos. Sí coCrear nuevas pedagogías. La nueva forma de aprender no sabe de uniformidades ni dictados, prefiere creatividad, diversidad y disrupción.
ESQUEMAS INCIERTOS

alumnado-04-21-ined21
Al alumno actual  necesita acompañarse de otros iguales en sus caminos de aprendizaje, su medio son las redes sociales ( virtuales y físicas). Su modo natural de conflicto es la discusión y el debate. La duda es la filosofía que les mueve y les ayuda a aprender manejándose en esquemas inciertos. El aprender de hoy se centra en el individuo que aprende; se personaliza teniendo en cuenta sus cualidades y capacidades individuales y se reajusta navegando entre una realidad hiperestimuladora.


En el Alumnado 21 la individualidad nunca se ajusta del todo a la uniformidad y necesita superar, a través de la cooperación, los resultados de la competición y la individualidad para conseguir fines muy alejados del bien común, que como todos intuimos, es la filosofía que propiciará un mundo más equitativo, justo y solidario, base de la supervivencia de la especie.

"Si todos ganan, tú ganas"
Ubuntu





CONTINUAR LEYENDO >>

LOS CONTENIDOS COMO CONTINENTE

-

¿Son los contenidos el componente esencial de los procesos de aprendizaje?

Procedemos de una cultura en la que, durante muchos años, los contenidos han ocupado el centro de la enseñanza. Así, los currículos, el vademécum de los saberes que deben aprender los alumnos,  han colocado a los  contenidos en su centro de interés. En este terreno, los sucesivas reformas educativas han centrado, en exceso, su esfuerzo en definir cuales eran esos contenidos, desde la creencia que los contenidos «per se» definirían lo que iba a ocurrir, en cuanto a mejora de la enseñanza en los años siguientes.
Personas fotografía designed by Pressfoto - Freepik.com 
Titulo: Niño sentado en una pila de libros
La evolución pedagógica nos ha llevado hasta  didácticas contemporáneas, donde los contenidos se han ido configurando más como un medio para conseguir el desarrollo de capacidades humanas de más alto valor, que como un fin de aprendizaje en sí mismo. Como crítica a esta visión se le ha acusado de vulgarizar el conocimiento científico y de ser una conceptualización  "blanda e infantil", en contraposición a una denominación más "disciplinar y regia" que se venía teniendo hasta ahora.
Estas dos visiones conviven actualmente en las escuelas españolas.

La importancia de los contenidos

Hay una prueba que suelo repetir a mis alumnos universitarios en el momento de comenzar el curso. Les propongo que en 10 minutos redacten una cara de un folio que resuma el tema que mejor les salió (sólo hace unos meses) en la selectividad. Las respuestas y las expresiones de asombro, podéis imaginarlas.
No es necesario poner a prueba a nadie. Todos tenemos la experiencia de haber dedicado muchas horas a aprender "cosas" que ni recordamos, y que nunca nos sirvieron para nada.
¿Qué pasa entonces con los contenidos? ¿Realmente tienen tanto valor? 
¿Son definitorios de la educación que hacemos?
Hay una certeza y es que los resultados, no sólo de las evaluaciones e informes internacionales sobre educación, si no de la propia observación de la realidad cotidiana de los alumnos, sus comportamientos y sus aspiraciones, de enseñanza obligatoria, nos dan indicios de que algo hay que cambiar, cuando se magnifica un supuesto y caduco conocimiento científico y se destierra de la enseñanza  el conocimiento de "lo humano".
¿Qué te gustaría ser e mayor? Las respuestas suelen ser " médico, ingeniero o maestro"... difícilmente responden "una gran persona".

Los contenidos como continente

Los contenidos son el soporte físico del proceso que se desarrolla en la escuela para la creación de conocimiento, pero no son conocimiento.
Entonces, ¿porqué éstos y no otros? ¿cuántos contenidos podemos aprender en la enseñanza obligatoria?¿podríamos aprender sin contenidos?
Me atrevería a decir que cualquier contenido puede ayudarnos a aprender aprendizajes valiosos, pero si los contenidos son el supuesto continente del aprendizaje valioso...
¿cual es el aprendizaje valioso que conllevan? 
Es aquí,en esta duda, con la que nos podemos convencer de que es el  maestro el que entra de lleno dando valor singular a los aprendizajes que desarrolla, y en contraposición entender el silogismo que aplasta este modelo como una losa: 
El grosor del libro de texto es inversamente proporcional al espacio que tienen el profesor y sus alumnos para definir los contenidos que les interesan
¿cómo sabemos cuales son los aprendizajes valiosos? 
- preguntan con frecuencia mis alumnos. La respuesta es sencilla: Serán más valiosos tanto más cuanto..

  • ...más útiles en su vida cotidiana son ( por frecuencia de uso o por relevancia personal o social)
  • ...más colaboren a desarrollar  pensamientos de orden superior (que al mismo tiempo son aquellos  que hacen realidad  la competencia de las competencias: "aprender a aprender").






El replanteo de una escuela del cambio y la transformación  tendrá que pasar inevitablemente, pues, por cuestionarse dos elementos relativos a la selección de contenidos:
  • ¿Pueden los alumnos ( por motivación e intereses)  y los profesores  (por técnica y conocimiento didáctico) ser capaces de seleccionar contenidos culturales, curriculares y sociales  aptos para las enseñanzas obligatorias, sin necesidad de recurrir (estandarizada y homogéneamente) al currículum?
  • ¿En qué se puede basar esta selección? 
Foto tomada de  www.telecinco.es

La contextualización de los contenidos

Hay una necesidad evidente de contextualizar los contenidos. A los alumnos les interesan cosas que ni siquiera están en la escuela y, que seguramente, pueden servir igual para desarrollar las competencias que necesitan como persona en el siglo XXI. 
Lo intentaré comentar con un ejemplo, en el desarrollo de los proyectos ABP los contenidos tienen un valor esencial como hilo conductor del proyecto, pero en realidad, vienen al diseño curricular por añadidura, porque nunca son el motivo de interés del proyecto. 
Así, continuamos con el ejemplo, si en 3º curso de EP (basándonos en el Decreto de currículo de la CARM) decidiéramos aprender desde la motivación que nos provoca una noticia de actualidad"el abandono de animales", podríamos crear el proyecto "AnimaLiadas", que consistiría en una campaña de sensibilización contra el abandono de animales dirigida al barrio y a sus compañeros del cole.
Para ello, algún grupo podría pretender hacer un anuncio, con estructura de básica de una fábula (son los animales los que hablan), en la que se pusiera de manifiesto lo cruel que resulta el abandono de mascotas y animales de compañía, explicando los mismos animales cómo se sienten. En este supuesto ejemplo, los alumnos tendrían que aprender, entre otros, contenidos de su currículo oficial relacionados con:  (lengua) dramatización y lectura dramatizada de textos literarios; (matemáticas) elaboración de tablas de registro de datos y gráficas de barras y de líneas; (tecnología) Observación, comparación, reconocimiento y clasificación de imágenes fijas y en movimiento (historietas, cómic, ilustraciones, fotografías, adhesivos, carteles, cine, televisión…); (Educación Física)  propuesta de juegos por parte del alumno donde se ponga de manifiesto el rechazo los comportamientos inadecuados y (Ciencias Naturales) los seres vivos: características, clasificación y tipos. Hábitos de respeto y cuidado hacia los seres vivos. 
Podríamos hacerlo en cuatro tareas entretejidas a partir de las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué sabemos de los animales de compañía? 
  2. ¿Tenemos información sobre el abandono de mascotas? 
  3. ¿Podríamos diseñar  una campaña de sensibilización contra el abandono animal para el cole?
  4. ¿Podríamos desarrollar, exponer y difundir un anuncio o cortometraje que sensibilizara y formara sobre este tema?

Así, podríamos crear el anuncio:
¡con los animales... no seas animal!
Una de las dificultades mayores en definir lo que queremos aprender viene dado por  lo poco habitual que es en los docentes  hacer una selección de contenidos, dado que siempre nos la dan hecha.
Comparto, para finalizar, 8 criterios, razonablemente válidos para la escuela actual, que podrían ayudar en la selección los contenidos de más valor para aprender, teniendo como referentes a los alumnos:






CONTINUAR LEYENDO >>

EL PAPEL DEL ORIENTADOR EN LA REVOLUCIÓN DE LA INCLUSIÓN

-
La Comunidad Orientapas ha propuesto un debate en las redes sociales relativo al papel de los Orientadores en los procesos de inclusión en las aulas. 

La entrada “¿Qué papel deben tener los orientadores para potenciar una educación inclusiva en los centros y cómo hacerlo?” ha sido propuesta por Claudio Castilla, autor del blog OrientaGuía, y en ella plantea un interesante debate #orientachat partiendo de la visión ofrecida por la orientadora, María José G. Corell:
¿En qué consiste el trabajo de orientación educativa? Se escolariza un niño que viene de otro colegio. La tutora lo acoge con la mejor predisposición: “El niño no pronuncia bien, pero se está adaptando, responde bien a las actividades, va adaptándose al grupo, etc.” Llega su expediente y con él un informe (dictamen) donde cae como una losa sobre el niño : “Retraso mental”. Procuro que la tutora no lo sepa, sigue diciéndome cosas positivas sobre el niño. De repente un día cambia su discurso : “no esto, no lo otro, ... Es que el retraso mental se nota.” ¿En qué ayudamos?" (María José G. Corell, 15-10-2016   Fuente: Ignacio Calderón, 2016)

Nuestras aportaciones, a dos voces

En esta ocasión, en un dueto, mi buen amigo Antonio Márquez Ordoñez y yo,  hemos querido aportar nuestra visión a este debate desde diferentes ópticas: uno aportando ideas para generar la Revolución de la Inclusión, y otro respondiendo a las preguntas planteadas por Claudio Castilla.
(Post en blog  Si es por el maestro...)

Para situarnos, comencemos por la exposición que Claudio realiza en el Blog de Orientapas:
También en los centros seguimos concepciones y dinámicas de trabajo en las que subyace una concepción diferenciadora y segregadora. Rápidamente se piensa en que un alumno que no evoluciona positivamente es un alumno con necesidades especiales, sin mirar más allá.
El orientador se sitúa en una situación complicada de resolver. De él se espera que haga su trabajo: etiquete convenientemente al alumno y recete un tratamiento especial y específico, por supuesto en la mayoría de las veces, muy difícil de llevar a cabo en el aula ordinaria. En caso contrario, no habría hecho falta la demanda al especialista. Su trabajo y posición queda gravemente comprometida
Es cierto que esta situación pone al orientador/a en una posición muy difícil. Por ello nos propone una serie de cuestiones, las cuales me dispongo a responder, siempre desde mi óptica personal.

Respondiendo a las cuestiones
A.Marquez Ordoñez

¿Qué concepciones del profesorado debemos cambiar en torno a la diversidad? Esta es la cuestión más difícil de todas. El profesorado en general es el más difícil de cambiar ya que trae consigo una cultura exclusiva muy arraigada. Quizás las propuestas de cambio deberían venir más de la parte directiva que de los orientadores.

¿Cómo podemos actuar para facilitar una escuela inclusiva? La mejor de las formas es ofrecer herramientas a los docentes que les lleven a propiciar prácticas inclusivas en las aulas. Esto se contesta con las demás preguntas.

¿Cómo debemos plantear nuestra evaluación psicopedagógica? La evaluación psicopedagógica debería orientar más sobre las fortalezas del alumno y sobre la forma en que los docentes pueden derribar las barreras que sus propios métodos del aula le ponen. Centrar la evaluación psicopedagógica en los cambios que deberían darse en el aula para que el alumno pueda participar.

¿Qué metodologías o recursos podemos usar para conseguir una verdadera inclusión del alumno en el aula? Jose Blas Garcia Pérez propone en su último post los cuatro pilares básicos para la inclusión: el ABP, la enseñanza multinivel, el aprendizaje cooperativo y la docencia compartida.
¿Qué barreras educativas debemos desmontar? Todas aquellas que propongan que el alumno no puede seguir el currículo condiciones cognitivas, personales o sociales particulares. Cualquier sistema que no sepa atender a sus alumnos es un sistema fracasado. La primera barrera que hay que desmontar es creer que la atención inclusiva es una cuestión de gustos que el docente puede elegir o no según sea o no partidario de ella. Es una cuestión obligada. Es un derecho que tiene cualquier alumnado,... todos los ciudadanos.
¿Cómo se debe organizar la atención a la diversidad y, en concreto, el trabajo de profesores especialistas integrados en los departamentos de orientación? Sin lugar a dudas a través de dos estrategias fundamentales: la docencia compartida y la creación de una red de apoyos del centro (sistemas de refuerzos, apoyos de familias, asociaciones sin ánimo de lucro, desdobles...) para facilitar la no salida de los alumnos a aulas segregadoras. Todo unido con una fuerte dosis de coordinación.
¿Qué papel debe tener un orientador en la educación inclusiva? Debe tener un papel central, igual que lo tiene actualmente en la acción tutorial o la orientación vocacional. Desde mi punto de vista los orientadores han ido relegando la atención a la diversidad en pos de estas otras dos funciones, sobre todo en secundaria. El orientador debe ser el principal dinamizador de las políticas inclusivas en los centros, y los docentes de atención a la diversidad deben ser los principales dinamizadores de las prácticas inclusivas en las aulas. 
¿Cómo pasar de un modelo de integración más diferenciador a un modelo de inclusión que promueva mayor igualdad? El paso debe ser lento, planificado, coordinado y sobre todo con una formación previa intensa. No se puede cambiar (des-aprender) toda esta cultura previa en un día.


La Revolución de la Inclusión
José Blas García

Hace unos día publicaba post a raíz de mi y participación en las Jornadas Educación Inclusiva en San Javier (Murcia), y en mi reflexión me asaltaba la vehemencia de entender que a día de hoy, para hacer efectiva la inclusión en la Educación necesitábamos, lo que en ese momento me vino a la mente como las 3 revoluciones: http://www.jblasgarcia.com/.../en-educacion-la-inclusion... El orientador puede erigirse como el aglutinador y  promotor de sinergias de cambio, mejora y transformación.

La primera revolución es cultural. Todavía conservamos los rasgos de un sistema educativo que excluye y que se consuela depositando en la dotación y gestión de recursos y normas, la esperanza de la integración, sin  apostar por un cambio de una cultura docente que todavía cree en la homogeneidad de los grupos como la fortaleza que apuntala su capacidad de transmisión de los conocimientos, en una concepción bancaria del aprendizaje de depósito y préstamo. Así, agrupamos, reagrupamos, apoyamos, desdoblamos, flexibilizamos... y perdemos el norte inclusivo que nos señala,  como único camino, el derecho de cualquier alumno a  un aprendizaje junto a todos sus compañeros, en participación colectiva con todos y con el cual aprenden todos.

La segunda revolución, entronca también con la reflexión de Claudio: la social. Es decir, cómo organizar los centros para que todas las acciones que en la comunidad se desarrollen, sean inclusivas. ¿Los recreos son inclusivos? ¿la organización y distribución de los alumnos por cursos? ¿la participación del profesorado? ¿la organización horaria?

¿Qué exigir a la administración para hacer que la norma no sea exclusora desde la base?. Desde adaptaciones curriculares hasta la creación de aulas específicas ¿son medidas que apuestan por la inclusión? o sólo se trata de una autotrampa que nos tranquilice?.

Realmente necesitamos un #revolución inclusiva. Una revolución que sólo vendrá después de haber superado estos dos niveles,  en una apuesta decidida de transformación organizativa y socio cultural como profesionales éticamente comprometidos con una profesión que nos mueve a transformar el contexto social.

En esta revolución es necesario hacer visible las acciones inclusivas que desarrollemos. Abrir el centro con modelos claramente inclusivos a una sociedad que necesita aprender a serlo. Acciones de aprendizaje servicio, actividades de desarrollo horizontal  y cooperativo,  actuaciones de compromiso comunitario, ejercicio de solidaridad intergeneracional, apuesta decidida por modelos y conductas de reconocimiento positivo del otro, creación colectiva  de espacios libres de acoso y exclusión, … desarrollarán en nuestro alumnado la suficiente empatía para que la sociedad se rinda y el adquiera el empuje generacional que apueste por no volver hacia atrás. 

Y por último, la revolución metodológica, de la que ya hemos hablado (y seguiremos), sabiendo que sin las revoluciones anteriores (cultural y socio-política) será difícil hacer que los docentes apuesten por metodologías que le exigirán haberse librado de una mochila que les lastra e inmoviliza.

Me sumo a la revolución social la propuesta de Antonio Ordoñez en la creación de una red de apoyos internos y externos; horizontales y verticales; voluntarios y profesionales que colaboren en que la revolución sea rápida, pues irrenunciable, imparable  y necesaria ya… sabemos que lo es.

#revoluciónInclusiva





CONTINUAR LEYENDO >>