EDUCACIÓN CONFINADA : 1O AGUJEROS NEGROS

-

Está siendo una gesta titánica.

Miles de profesoras y profesores en toda España haciendo uso de la tecnología para dar continuidad escolar a millones de alumnos y alumnas en este nuevo modelo de vida confinada del que estamos aprendiendo "en carne viva" y "en vivo y en directo".
Son miles los docentes los que han pasado del 0 al 10 en tecnología en cuestión de un plisplas, de un largo fin de semana. Esto es de agradecer. Esto es de aplauso diario. Se acabó para siempre la falsa idea de la zona de confort docente: han investigado, se han autoformado en tutoriales express, en la webinar de la webinar,  y han analizado, o se han dejado aconsejar, en aplicaciones y herramientas que nunca hubieran sospechado  ( ni nunca les exigieron) utilizar como docentes, para ofrecer a su alumnado lo mejor que son capaces de dar en  esta educación confinada.
Merecen, sin reticencias ni aspavientos,  un aplauso cada día a las 9 de la mañana, que es la hora que ya están conectados a sus ordenadores personales (sí, no son de la empresa, son personales! -incluso ha habido que actualizarlos o repararlos- con wifi y datos personales) todos los días. Parecía imposible..., pero está sucediendo y me siento orgulloso del colectivo al que pertenezco.

Y lo estamos haciendo sin protestar, con abnegación y sentido del deber y de la solidaridad, solo porque, tanto el Ministerio de Educación como el conjunto de las Consejerías decidieron, que era necesario continuar con la actividad docente por medios telemáticos, e incluso, avanzar en el desarrollo de contenidos. Y así lo acatamos,.. por esto y  porque sabemos  que esta labor también  mejora la vida de los niños y las familias confinadas, más allá de la progresión académica: proporciona al alumnado (infantil, adolescente y joven) una continuidad , un espacio que les vincula a sus rutinas existenciales. 

Mujer, Festival, Prado, Festival De Música, Mano

Agujeros negros

Sin embargo, y aprovechando la ocasión para aprender, se han  observado   agujeros negros en este fugaz proceso de cambio que  necesitamos cerrar  poco a poco, sin estrés ni culpabilidades,  en las semanas de educación confinada que nos quedan... para estar preparados, sin precipitaciones,  para otros #yoaprendoencasa que pudiesen venir.

I -La mala planificación endémica

Ha habido una mala planificación desde el origen. No desde el estallido COVID19, sino mucho antes.
Este primer agujero negro es un mal endémico del sistema educativo. Sí, se nos ha habilitado en un finde de ser profes presenciales a ser profes on line. Y eso no es posible, ni técnica ni formativamente. Porque hacer educación on line consiste en algo más que conocer muchas herramientas tecnológicas.
La administración educativa ha estado más de un decenio sin considerar el uso  de la tecnología como una competencia necesaria. No la han incluido (exigido), de manera obligada en las prácticas y culturas docentes (sí, obligada, somos así!!), porque en el fondo no confían en ellas ...y porque la inversión que esta exigencia requiere no se ha tenido como prioridad  realizar. De aquellas acciones, puede que vengan estas dificultades.
Todos los centros tenemos un aula virtual institucional in-fra-u-ti-li-za-da. Ahora, a golpe de clic, estamos haciendo (y se nos exige y nos auto-exigimos) de ella el espacio aula. Y lo hacemos sin poder tener excusas (hay mil tutoriales nuevos cada día, mil meet nuevos en profes que comparten...).
Creo que deberíamos analizar este movimiento de formación voluntaria en una semana, que ha sido proporcionalmente, infinitamente mayor cualquier formación institucional en un curso. Y a coste cero.
Conclusión: no era necesidades de formación, era cuestión de sentir la necesidad profesional. Esta vez no. No podemos pedirle solo responsabilidades al profesorado. Nadie les exigió saber "otra forma de aula" que no fuera la de explica, practica, examina.

II-La enseñanza no son deberes.

Los deberes hacen referencia a ejercitar aquello que el alumnado ya comprende.
En la enseñanza on line se necesita pedagogía, método, sistema específico...y no lo tenemos. porque ...nunca fue necesario. 
La enseñanza on line tampoco es educación. Es enseñanza y punto.  Porque, si bien puede sustituir la función académica del sistema educativo, no puede hacerlo con las funciones de construcción personal y social que se hace en las escuelas y en los centros educativos. 
Sabemos que es imprescindible la interacción, desarrollar contenidos para que el alumnado crezca de forma interactiva, el aprendizaje social; que es necesario hacer un seguimiento individualizado del aprendizaje, es decir, acompañar, guiar y supervisar qué se hace y cómo se hace. 
Ambos elementos que nos los encontramos hechos en la presencialidad, pero son necesarios de buscar intencionalmente en la virtualidad. 
Conclusión: si no es así, la desigualdad que existe de natural en la sociedad, se hace más patente, incluso se cronifica (solo en dos semanas lo hemos visto) en la virtualidad , y con ello la frustración de las instituciones, los y las docentes y  las familias.

III- Sin pedagogía, la tecnología ni enseña, ni educa. 

Vemos pues,  que lo que era un error clásico, lo que viene siendo un viejo mantra que no acabamos de darle solución, por más que lo reflexionamos, se convierte en losa: sin pedagogía la tecnología no educa.
Así, en estos días hemos proporcionado mucha tecnología pero nos hemos vuelto a dejar  en borrador (por la precipitación de los acontecimientos)  la creación de un esquema de nueva clase "en la nube" que  fuera familiar al alumnado y que al mismo tiempo  le permitiera crecer como aprendiz en esta adversidad del estrés del confinamiento. 
En realidad,  la  emergencia, lo que nos ha hecho ha sido obligarnos a adaptar el sistema  presencial para ser desarrollado a distancia. Era lo más directo. Por eso  en muchos centros se mantiene el horario de clase presencial, el horario de reuniones de departamento y el de atención a padres, haciendo un método "sui generis" de entender las clases no presenciales. 
Y lo comprendo,  el salto no  es fácil.
En mi caso están siendo decenas de horas asomado a la ventana del ordenador conectado con todos y cada uno de mi alumnado universitario,  de secundaria y de profes en formación.
Ha sido preciso idear un modelo nuevo, a pesar de tener amplia experiencia en formación on line, y de tener cierta experiencia con mis alumnos de secundaria y universitarios en el trabajo virtual, con la classroom y otros apoyos digitales en nuestra actividad, mucho antes del covid19.

El blended learning es un modelo que me gusta y está  en mi día a día docente: combinar la relación educativa presencial en un aula con contenidos y acciones on line es un modelo híbrido de aprendizaje del que intento extraer lo mejor de ambos sistemas.
El modelo presencial me permite enseñar con corazón, mediante el contacto directo y de mirada a los ojos; me da opción de promover el trabajo en equipo en las horas de contacto en el aula y me permite conocer las necesidades personales de todos y cada uno de mis alumnos y alumnas para promover una educación con diseños próximos al acceso universal y personalizado.
El modelo virtual me permite la oportunidad de ajuste y flexibilidad que proporciona en cuanto a tiempo, lugar y ajuste al estilo personal de atención de cada uno. Me ayuda en la gestión del proceso de enseñanza y aprendizaje, pues facilita el recoger evidencias  de aprendizaje en los portafolios y me permite conocer y contactar con mis alumnos como individuos, y no solo como grupo, lo que aumenta su motivación e implicación en la tarea.
Es un modelo que esencialmente transforma los tiempos, los espacios y focaliza los intereses más allá de la pedagogía (metodologías y currículum) formal, entrando en la entramado del conocimiento informal, de la calle, de la casa, entrando en una pedagogía útil y viva.
En resumen:  este mestizaje educativo   me ofrece crear una rutina  de aprendizaje que se adapta más a mi alumnado, que les enseña a aprender por si mismos porque nos obliga a pensar y diseñar aprendizajes en acción, en estrategias flexibles y en la búsqueda de eficiencia en el trabajo.

Discapacidad, Capacidad, Persona, Icono, Discapacitados

IV- Accesibilidad universal

La primera premisa que debe cumplir una enseñanza obligatoria on line es el acceso universal, algo que ya conseguimos en la presencialidad (más o menos), pero que ahora toca avanzarlo en la escolaridad virtualizada.
El derecho a la "educación obligatoria virtual" no está legislado, pero existe y debería  conllevar la garantía y la provisión gratuita de los recursos imprescindibles: materiales adecuados para la enseñanza virtual, espacios dignos y acceso a los recursos ( tecnológícos y personales) asegurado. 
La situación no es la idónea. Por ello, echo de menos iniciativas:
Por un lado esas grandes empresas tecnológicas de aprovisionamiento de recursos de internet ofreciendo a las Consejería aumento de la capacidad de tráfico de datos y de aprovisionamiento de conexión  al alumnado necesitado. Solo escucho el ruido que hacen sus manos al frotarse regocijándose del aumento de volumen de negocio que les ha llegado llovido del virus. Su acción debería haber sido ejemplar: más megas gratuitos en los hogares con conexión y dotación mínima a los hogares con estudiantes sin conexión a Internet. Por un mes. Por un mísero mes.
Y es que, todavía más de un 10% de hogares (y por tanto de alumnado) no dispone de Internet en su domicilio. ¿Cómo llevarles el derecho de la enseñanza obligatoria virtual? Por mail postal? Estoy seguro que Correos lo haría. Habrá que estudiarlo si esto sigue así.
Desde luego no están las economías familiares para cubrir ese hueco ahora. Sirva este post para remover la conciencia de Amena, Jazztell, Orange, Lowi, Telefónica, Vodafón y todo el resto  de plataformas de provisión de recursos de  Internet. 
Por otro, hemos dejado confinados ( como si ellos también pudieran coger un virus) los recursos  tecnológicos de los centros. Los recursos son el oxígeno de algunos alumnos para no asfixiarse y repetir curso por inacción educativa. Igual no sería tan complicado que a  través de un sistema de voluntariado, de las autoridades locales o los servicios sociales  municipales (que son profesiones esenciales)  podría localizarse y dotarse, a modo de prestamos, los equipos que ahora duermen en los centros educativos. 
También aquí las empresas tecnológicas deberían estar siendo solidarias y podrían hacer préstamos por un mes, por un tiempo limitado y confinado de  aparatos tecnológicos tabletas o pcs incluso, de segundas. 
Y todo porque  hablamos de, no lo olvidemos,educación obligatoria, un derecho esencial e inalienable para la ciudadanía.
Conclusión: Todo lo hemos puesto en manos de Internet,  pero la educación obligatoria y gratuita confinada necesita de una actuación urgente de observación de los medios con los que dispone el alumnado y proporcionar las herramientas básicas ( portátiles, tabletas y dotación de acceso a Internet universal) porque si no, la brecha digital será absolutamente letal  como lo está siendo este covid19, y excluyente, como es la educación que hemos traído hasta este punto histórico

V- DEL ACCESO  UNIVERSAL AL DUA

Ahora más que nunca, hemos de diseñar las clases. Porque son "otras clases, otros tiempos, otros espacios". No vale la rutina del aula presencial.

Una oportunidad que nos ofrece esta adversidad es  poner en práctica el admirado y poco practicado Diseño Universal  para el Aprendizaje.
El diseño DUA no es metodología, no es receta...es mirada. Por eso se torna complejo, porque supone cambio cultural de lo que implica programar. Es un planteamiento que nos ofrece diseñar sin necesidad de adaptaciones. En su diseño  nos invita a observar que no existe el alumnado estándar, y que  existen barreras de alta probabilidad para el aprendizaje que están fuera del alumnado y que hay que prever para minimizar o, si se puede, eliminar. En su desarrollo nos ofrece para esta educación confinada, principios y pautas muy apropiadas para ajustar nuestros diseños.
Para no extenderme, dejo este esquema que es muy representativo.

VI - LA EVALUACIÓN CONFINADA

Ahora que ya nos han advertido que la "no presencialidad" se va a prolongar, estamos  pensando en la evaluación (hasta  ahora, todo era un juego: total por unas semanas) En la mayoría de los casos  se plantea  seguir manteniendo los procedimientos de evaluación, digamos estandarizada que, desde una cultura academicista, se señalan como los garantes de la justicia de la calificación y la promoción y la calidad educativa.
En la mayoría de los centros se ha dado en continuar con los contenidos tal cual estaban previstos en la clase presencial, se platearan  sistemas de exámenes parecidos a los que se hacen en clase ( de comprobación de los conceptos aprendidos,
El debate está servido. Pruebas on line (se copian). Pruebas presenciales (estamos confinados y después del confinamiento , y de tosernos en el codo, no estamos para hacer más "codos" encerrados); aprobado general (es injusto para los que "se han esforzado"). Y si valoramos todo, en una proporcionalidad ajustada a los tiempos y los medios?
Después de cubierto 2/3 del curso, tenemos más que evidencias suficientes para poder hacer una "calificación" justa, sin necesidad de esperar a evaluar el tercio que nos quedaría por desarrollar,como elemento definitivo de la promoción o no.
¿Y qué haremos con los contenidos de este trimestre?
En educación obligatoria (confinada) se están desarrollando al ritmo y capacidad que cada docente tiene. A ritmos diferentes, pero esto es algo normal también en el escenario presencial: los ritmos,intensidades y profundidad de los aprendizajes son proporcionales a la pedagogía, la metodología, los conocimientos estratégicos, los conocimientos técnicos y los desarrollos particulares de cada secuencias didácticas que cada docente y cada equipo docente diseña e implementa.
Conclusión: es evidente que hay alumnado que no tiene acceso  a esta continuidad virtual. Por lo que será necesario una reorganización del currículo para el próximo curso. ¿Qué más da que la fracciones se aprendan en mayo que en septiembre?- por poner un ejemplo anecdótico y fácil de visualizar. Sabremos reorganizar el currículo. Los equipos se pondrán a ello.



Hombre, La Lectura, Pantalla Táctil, Blog, Digitales


VII - LA ATENCIÓN INCLUSIVA DE LA DIVERSIDAD

En estos tiempos de desgracia , también los diseños deben poner la mirada en las necesidades de todo el alumnado y especialmente en el más desaventajado y vulnerable. Nadie debe quedar atrás, nadie debe quedar exlcuido.
Quizá es tiempo de pensar en reforzar las plantillas de los centros por unos meses, algo que ni se ha contemplado. ¿Sería lógico pedirles a los sanitarios trabajar sin descanso hasta la extenuación? Ni lógico, ni justo. 
Conclusión: es obvio que deberá ser una medida a tomar de cara al próximo curso, pues necesitaremos restañar todos los errores que se están cometiendo.

VIII- RELACIONES FAMILIA-ESCUELA

Si siempre estuvo claro que educa la tribu, ahora más que nunca. La educación es acompañamiento y las familias están asumiendo estoicamente su misión delegada de tutor en casa. Pero los docentes no podemos olvidar que la educación también es emoción y compañía docente. Es preciso diseñear tutoría, modos de contacto informal, de mensajes personales ( de persona a persona) con nuestro alumnado.
En algunos casos se están enviando a los padres el mail profesional del profesor como canal de comunicación, pero en mi opinión, no es ese el camino  que necesitamos. 
Me temo que no hemos comprendido las urgencias del momento, La urgencia es prepararnos inevitablemente, pero concienzudamente, para lo que nos queda por venir, para el futuro de la escuela, porque este covid19 marcará un antes y un después.
En mi caso, he puesto el foco en contactar con las familias de los alumnos que no tenía noticia de ellos y me he asegurado que les llegan mis propuestas y le he escuchado en sus necesidades y circunstancias. He diseñado contenidos personalizados ,he abierto canales informales (instagran y telegram...) y ofrecido atención individualizada, con un sistema riguroso de cita y condiciones.
Estamos improvisando, tomando decisiones de acción individual. Necesitamos acciones conjuntas y medios activados y permanentes.

IX - EDUCAR POR COMPETENCIAS

Hay contenidos, habilidades  e incluso estándares obligatorios  del currículum que no sabemos cómo desarrollar ni evaluar en el mundo on line. Hay atenciones educativas que no sabemos cómo organizar ni distribuir. Esto debe estar previsto. Este plan de contingencia debe ser legislado para que siempre  se tenga la referencia de cómo actuar. Quizá los servicios educativos también deban ser catalogados como esenciales.

X - LAS COMPETENCIAS DIGITALES  DE CENTRO

Los sistemas educativos tiene una misión trascendental en la sociedad: favorecer la evolución, el  progreso  y promover la igualdad y equilibro social mediante la educación.
Hemos aprendido que la situación social se agrava cuando la desigualdad de recursos y medios avanza. Hay una brecha digital generacional que es necesario paliar ,más allá de usar whatssap.
Los centros educativos digitales deberían hacer reuniones de padres y madres , no solo para que sepan cómo son las aulas virtuales de sus hijos, sino cómo funcionan y cómo interactúan  con ellas.  A esas aulas deben tener acceso y estar invitados permanentemente.
Las familias deben comprender como son los procesos formativos de sus hijos y debe ser misión de la escuela, ayudarles en esta comprensión.
No se trata de que el alumnado ya tenga y utilice un Ipad desde infantil,  o que dominen internet en cuarto de primaria. Se trata de establecer espacios de aprendizaje más allá de las cuatro paredes del aula que, además sirvan de encuentro familia-escuela.
Esta situación nos hace ver que la emergencia no viene de ahora, del COVID19, es una emergencia que llevamos arrastrando más de una década y que es necesario atajar de una vez por todas, aunque haya sido a fuerza de darnos de bruces con la realidad.





5 comentarios

  1. Me ha encantado tu artículo Jblas y de verdad que me ha hecho reflexionar pausadamente en un momento en que todos vamos a velocidad de vértigo. Hay que replantearse el modelo educativo actual y tú has aportado ideas interesantes para abordar este importante reto. Enhorabuena por tu trabajo, sigue así, necesitamos gente como tú.

    ResponderEliminar
  2. Hay una parte en la que no puedo estar de acuerdo. Hace mucho tiempo que la formación en el uso de las TIC nos habla de adecuaciones. Hay una parte de responsabilidad institucional, pero hay otra igual o más importante, que es la responsabilidad individual ligada a la profesionalidad. El problema que planteas es más profundo, ya que afecta también a la educación presencial. Dicho esto, gracias por la reflexión.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, teníamos una gran cantidad de deberes pendientes y hemos dado de bruces con la realidad. Nos hemos dado cuenta de no son tan importantes la cantidad de recursos digitales y TIC utilizadas que la calidad con la que se usa, y ahí precisamente nos queda un largo camino por recorrer. Este choque por otro lado nos ha permitido vislumbrar las líneas hacia las que estará orientada la educación del futuro.

    ResponderEliminar
  4. Hola, en Colombia la situación es igual.
    Estoy de acuerdo con sus planteamientos.
    Añadiría a las tecnologías la radio y la televisión. En nuestro país hubo un proyecto interesante que se llamaba bachillerato por radio, y fue muy exitoso. Es posible que se retome.
    Un abrazo distante.

    ResponderEliminar
  5. Magnifico artículo pero creo que te falta un matiz,no será que la educación a distancia no es educación y los docentes nos creemos capaces de afrontar cualquier situación y no somos capaces de reconocer que esta nos supera.

    ResponderEliminar

Y tú, ¿Qué opinas?